Archivos por Etiqueta: libertad

The Handmaid’s Tale: advertencia, inadvertencia y metaadvertencia

Pocas series generaron tanto impacto y reconocimientos durante este año como The Handmaids Tale, la adaptación para televisión de una novela del mismo nombre publicada en 1985[1]. The Handmaids Tale es, en palabras de su autora, la escritora canadiense Margaret Atwood, un “relato de advertencia”. Y de lo que se nos advierte es de la posibilidad de una regresión ética que implique la pérdida de libertades y derechos que actualmente consideramos garantizados.

Para entender por qué esta serie ha sido tan exitosa en 2017, es necesario repasar brevemente el contexto en que ha surgido. Pero antes, me permito un descargo de responsabilidad: el lector encontrará a continuación una descripción del estado general de cosas que sirve como marco a la historia central de esta serie disponible en Hulu, pero me parece posible afirmar que puede continuar leyendo con la tranquilidad de que no saltará sorpresivamente en ningún punto de este artículo algún monumental spoiler.

Para continuar leyendo: http://www.sinembargo.mx/29-12-2017/3367883

Mariguana: legalizar o perder

La legalización de la mariguana en México es inminente. Las señales que apuntan en este sentido están a la vista. La más reciente proviene de California, que partir del primero de enero de este año se ha convertido en el octavo estado estadounidense en permitir la venta de mariguana a mayores de edad para uso recreativo. Es sólo cuestión de tiempo para que en nuestro país el cannabis se una al alcohol como droga recreativa social y legalmente aceptada. Sin embargo, sería un error sentarnos a esperar a que el futuro nos alcance; México tendría que legalizar la mariguana inmediatamente, pero por razones distintas a las que normalmente solemos considerar.

Para continuar leyendo:  http://www.sinembargo.mx/12-01-2018/3372849

Desnudando al Hugh Hefner

En 1953, Hugh Hefner, un joven estadounidense de 26 años, desconocido y sin gran capital, tuvo la idea de fundar una revista para “hombres” incluyendo fotos de mujeres sin ropa como su central eje temático. Ese mismo año, el primer número de la revista Playboy fue publicado; su éxito comercial fue inmediato: más de 50 mil vendidas. Fue sobre este golpe inicial que el fundador de Playboyconstruyó su conocido emporio multimillonario. Hugh Hefner murió esta semana. Es probable que pocos años más de vida le hubieran alcanzado para enterrar a su hoy moribunda creación. Lo cierto es que después de haber vivido una vida desnudando mujeres, resulta apenas justo que ahora sea Hefner quien sea desnudado.

En nuestra era digital, puede ser tentador desestimar o minimizar el legado de Hugh Hefner. Por ejemplo, a las generaciones que han crecido con acceso a internet, Playboy probablemente les resulte irrelevante; actualmente pocas cosas pueden ser más superficiales y obsoletas que una revista con desnudos o con porno “suave” en sus páginas. También es tentador ridiculizar a “Hef”, su autocreado personaje; y es que resulta difícil no asociar este nombre con la idea de un patético anciano multimillonario, enfundado en una bata de seda, rodeado de modelos que podrían tener la edad de sus bisnietas. Pero la insignificancia presente de Playboy o la figura del don juan marchito no deberían hacernos perder de vista la influencia y el legado de Playboy en nuestro mundo contemporáneo. Para ser claros, lo que se discute a la muerte de Hefner no es su innegable influencia, sino el sentido de dicha influencia.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/06-10-2017/3322749

¡Otra tierra!

Cualquiera que conozca la existencia de otros planetas seguramente ha imaginado la posibilidad de que exista vida fuera de la Tierra.  Las fantasías populares son inagotables y en ellas suelen aparecer seres extraterrestres con fenotipos diversos, integrando sociedades disímiles y habitando mundos de toda clase.

Si bien es cierto que la vida no tendría por que estar supeditada a la existencia de condiciones similares a las que han permitido su surgimiento en nuestro planeta, también lo es que si estas condiciones fueran encontradas en otro planeta, algún tipo de vida también podría estar presente en éste. Consecuentemente, muchos astrónomos se han dedicado a buscar insistentemente planetas similares a la Tierra fuera de nuestro sistema solar.

El avance tecnológico necesario para llevar a cabo esta empresa ha propiciado que la detección de exoplanetas sea relativamente reciente. Hace apenas veinte años los humanos obtuvimos registros del primero, pero sus características eran muy distintas a las de la Tierra . Desde entonces, el número de exoplanetas se han multiplicado al millar, aunque ninguno había mostrado las condiciones necesarias para la vida como la conocemos, mismas que están determinadas no sólo por las características del planeta en cuestión, sino por las de la estrella que éste orbita.

Pero esta historia dio un espectacular y maravilloso giro ayer cuando la NASA anunció eldescubierto de Kepler 452b, un planeta ubicado a 1, 400 años luz de nosotros, rocoso como el que habitamos, con una masa 1.6 veces superior a la de nuestra Tierra y que orbita a su sol cada 384 días terrestres; es decir, que está ubicado en una zona considerada por los científicos como “habitable” debido a las temperaturas que en ella se alcanzan.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/opinion/24-07-2015/37222

Reflejo plutoniano

Reflejo plutoniano

Después de 17 años de planeación la nave “New Horizons” fue lanzada al espacio en 2006. Su misión: explorar Plutón, sus lunas y los objetos cercanos a ellos. 9 años han transcurrido desde que dio inicio este largo viaje, y muy pronto, desde los confines de nuestro sistema solar, recibiremos información e imágenes espectaculares inéditas.

El próximo 14 de julio “New Horizons” (“Nuevos Horizontes”) estará a tan sólo 13,000 kilómetros de Plutón, distancia que para estándares astronómicos es corta. ¿Por qué reviste tanta importancia la llegada de esta nave a su destino principal?

El lugar que nos autoatribuimos en el cosmos ha cambiado en la medida en que se ha modificado la imagen que tenemos del universo. El trabajo de Copérnico y Galileo, desafiante en su época aniquiló al geocentrismo, mito de que la tierra se encontraba en centro del sistema solar; Newton probó contundentemente que todo lo existente en la tierra y en el espacio es regido por las mismas leyes; Darwin nos ubicó como un eslabón más en una cadena evolutiva de la que surgió toda la vida en la tierra; la mecánica cuántica de Planck reveló que todo lo existente surge de las mismas partículas y Hubble nos amplió exponencialmente el tamaño del universo percatarse de que nuestra galaxia es tan sólo una entre cientos de miles de millones. Todos estos descubrimientos pulverizaron, fuera y dentro de la tierra, muchas de las más importantes fronteras en su tiempo

Plutón es, en más de un sentido, una nueva frontera para el ser humano. Este pequeño planeta, localizado a cuatro y medio años luz de la tierra, es difícil de observar incluso con los telescopios más poderosos. No debe extrañar que haya sido descubierto apenas en 1930. Su órbita es pronunciadamente elíptica y su extensión es tal que este planeta tarda 248 años en darle la vuelta al sol; es decir, un año en Plutón equivale a 248 años en la tierra.

En su honor, la comunidad científica se vio obligada, en 2006, a depurar la definición de planeta. Como consecuencia de la deliberación generada por esta polémica entre científicos, Plutón fue degradado, después de contar los votos de los expertos, a la categoría de “planeta enano” por no lograr, como debe hacerlo todo planeta que se precie de serlo, “limpiar todo su vecindario” atrayendo residuos espaciales con su fuerza de gravedad.

Es por ello que se puede considerar a Plutón el último de los planetas del sistema solar o el primero de una serie de 2,000 objetos que forman parte del “Cinturón de Kuiper”; una masiva cinta conformada por astros de diferentes tamaños y cualidades que marca los fines de nuestro sistema planetario. Pero los objetos que pertenecen al “Cinturón de Kuiper” distan mucho de ser aburridos o irrelevantes. En realidad, son los remanentes de la formación de los 8 planetas que conforman nuestro sistema solar. Esto significa que tanto en este oscuro “planeta enano” como en sus lunas podríamos encontrar explicaciones sobre la formación de nuestro propio planeta y del origen de mucho de lo que aquí experimentamos.

Desde luego que “New Horizons” también tomará registros de las cinco lunas conocidas de Plutón, lo que permitirá conocer su composición y características. No se descarta que puedan aparecer nuevos satélites en este proceso. Una de sus lunas más espectaculares es Caronte; el único objeto en el sistema solar en el que se ha encontrado amonio en estado sólido. Se espera que esto pueda generar mucha actividad en el paisaje de este satélite plutoniano.

Pero Plutón mismo es enigmático. Con apenas 2,370 kilómetros de diámetro -es decir, significativamente más pequeño que nuestra luna-, y compuesto 70% por roca y 30% por hielo, este astro no pertenece a la categoría de planetas rocosos – integrada por Mercurio, Venus, Marte y Tierra- ni de los gigantes de gas –Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno- que constituyen los dos tipos principales en nuestro sistema solar. Parte del interés que despierta la misión “New Horizons” es que por primera vez el ser humano tendrá la oportunidad de explorar de cerca al único planeta perteneciente a un tercer tipo.

El paisaje que encontraremos en Plutón es un misterio para los científicos. Si bien se sabe que hielo conformado por metano, nitrógeno y monóxido de carbono crean patrones cambiantes en su superficie(“New Scientist”, 13/06/2015), una cosa es conocer sus constituyentes principales y otra tener imágenes de su orografía y de sus fenómenos atmosféricos. En esta misión se buscarán incluso signos que puedan indicar que este planeta contiene un océano de agua líquida y, por tanto, condiciones para el desarrollo de la vida como la conocemos.

Apenas hace unos días la NASA dio a conocer un video grabado a través de la cámara de larga distancia de esta nave en la que se observa a Caronte orbitar a Plutón (“Scientific American”, 13/02/2015). Estamos cada día más cerca. En 2019 “New Horizons” dejará su destino original y explorará algún otro objeto del cinturón de Kuiper. Algunos científicos consideran que es altamente probable que ahí se descubran nuevos “planetas enanos”. Una vez concluida su misión, la sonda emprenderá un viaje interestelar en cuyo camino terminará de consumir la energía que le quede.

Para entonces los seres humanos habremos comprobado, una vez más, lo lejos que podemos llegar cuando se combinan el pensamiento libre, la capacidad de asombro y la curiosidad humanas que nos permiten formularnos preguntas trascendentales sobre la condición de todo lo que existe en este universo. También habremos conocido, un poco mejor, a nuestro vecindario espacial y a nuestro propio planeta; nuevos conocimientos en los que podremos reflejarnos para ver y entender mejor nuestro lugar en el cosmos.

Batallas de Yucatán

La democracia presupone la posibilidad de que existan individuos autónomos, capaces de conocer sus propios intereses y de decidir libremente quiénes son las personas ideales para representarles. Para alcanzar cualquiera de los tres estadios anteriores se requiere de un elemento fundamental: información.

Evidentemente los seres humanos somos incapaces de estar en más de un lugar a la vez y de percibir más allá de lo que nos permiten nuestros sentidos. Estas limitaciones naturales son parcialmente compensadas gracias a los medios de comunicación, a través de los cuales nos enteramos de lo que no se nos aparece directamente. Dependemos, por lo tanto, de la prensa libre —impresa, electrónica o digital— para obtener la información que nos lleve al ejercicio pleno de nuestros derechos democráticos.

El pasado 2 de mayo, Hernán Casares Cámara, reportero de Diario de Yucatán, fue agredido en la ciudad de Mérida frente a policías estatales por un grupo de 25 personas. Casares Cámara, periodista con más 30 años de trayectoria, investigaba los movimientos en una bodega donde decenas de personas cargaban una camioneta con material que serviría para la actual campaña del PRI. Yucatán es gobernado por este partido.

Por el momento, ninguna autoridad ha dado una explicación satisfactoria sobre lo ocurrido. Se ha asegurado que la bodega no es propiedad del PRI —aunque en realidad es completamente irrelevante quién es el propietario del inmueble que probablemente se renta a terceros—, pero el colectivo Mayaleaks recientemente dio a conocer unas fotografías de personas con camisetas de este partido moviendo bolsas en el interior de la bodega. Debido a la importancia que el ataque de hace unos días reviste, medios nacionales, internacionales e importantes organizaciones de la sociedad civil han dado cobertura a este indignante atropello.

Yucatán es uno de los estados más seguros de la república y dista mucho de tener los niveles de violencia o de represión que caracterizan a otras entidades; pero todo parece indicar que existe un grupo de personas dispuestas a censurar el ejercicio del periodismo independiente a través del uso de la fuerza. Vale la pena recordar que no es la primera vez que un reportero de Diario de Yucatán es agredido.

Es bien sabido que en México ser periodista es una tarea de altísimo riesgo. De acuerdo con el informe anual publicado por “Freedom House” (2015), nuestro país es una de las 65 naciones, de las 190 evaluadas, que no tiene libertad de prensa. En la última década, que comprende el sexenio completo de Felipe Calderón (PAN) y lo que llevamos del sexenio de Peña Nieto (PRI), la libertad de prensa en México ha disminuido. Esto no es todo. Otro importante informe, el de la organización “Reporteros sin Fronteras” (2015), revela que México se encuentra entre los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo.

Los ataques contra periodistas son asuntos de interés público. De acuerdo con el doctor Sergio Aguayo Quezada, en gran medida el desarrollo democrático de Yucatán es superior al de otros estados porque desde hace casi un siglo existe un medio fuerte  —el Diario de Yucatán— capaz de fungir como contrapeso del gobierno estatal y de la prensa a su servicio. En este contexto, la impunidad de la agresión a Hernán Casares sería una pésima señal de que, por una parte, el poder político en Yucatán es capaz de atacar al medio más importante de la región sin que exista ninguna consecuencia por ello. De mantenerse impune esta agresión, sus implicaciones para libertad de prensa y para el futuro de la democracia en Yucatán serían sumamente negativas.

También es indispensable no perder de vista la humanidad de los sujetos agredidos. El trabajo de Hernán Casares, que tiene en su haber un Premio Nacional de Periodismo, está conformado por importantes investigaciones incisivas y críticas. Si un periodista con este perfil trabajando para este medio puede ser atacado impunemente, entonces ningún periodista yucateco puede sentirse seguro.

El periodismo lo hacen los periodistas y éstos son, de suyo, una “subespecie” muy particular. El pasado viernes  José Gil Olmos, reportero de la “Revista Proceso”, presentó “Batallas de Michoacán”, su más reciente libro, en la ciudad de Mérida. Gil Olmos ha dedicado los últimos años de su carrera a investigar estallidos de violencia en México, como las autodefensas y las guerrillas. Desafiando amenazas directas, riesgos y, de acuerdo con su testimonio, incluso intentos de soborno, este reportero se ha mantenido firme en su línea independiente y crítica. Sin las investigaciones que él y otros periodistas han realizado sobre estos fenómenos, los mexicanos sabríamos muy poco de ellos.

Uno de los momentos más altos de su interesante plática fue cuando se le preguntó qué le motivaba a seguir adelante a pesar de todas las adversidades y de lo poco lucrativa que resulta en términos económicos su profesión. Don José respondió, palabras más, palabras menos, que claramente no era el dinero lo que le movía. Tampoco sus hijos, pues dijo que no tiene. Lo que echa a andar a este hombre son “los hijos de los demás”; es decir, le mueve una cosmovisión humanista que le lleva a poner al bien común como causa de vida.

En un mundo en el que las ganancias económicas fungen como el fin único alrededor del cual se articulan todos los medios, para algunas personas resultará incomprensible una concepción semejante de la existencia humana. Incluso hay muchos seudoperiodistas que viven de la publicidad gubernamental, de los sobornos o del vil chantaje. En este sentido, la existencia de personas capaces de entender que su profesión no es una mercancía y dispuestas a defender el libre ejercicio de la misma es hoy para nuestra sociedad un activo invaluable.

Los gobernantes verdaderamente democráticos tienen la obligación de proteger al periodismo y a los seres humanos en los que se encarna, sin importar lo críticos que puedan ser el medio o el individuo que lo ejercen. En ocasiones la agresión puede provenir del propio Estado y entonces la sociedad hace bien en exigir el castigo a los funcionarios agresores. Si embargo, también podría darse el caso de que ésta sea producida por terceros. Cuando esto ocurre, el Estado se convierte, en caso de estancarse en la inacción, en cómplice.

La demanda de justicia ante los ataques al periodismo trasciende tanto al periodista como al medio. Tal como lo afirmara Carmen Aristegui al ser censurada por MVS y, muy probablemente, por el gobierno federal, este tipo de batallas son, en realidad, por la libertad. El día de hoy lo mínimo que nos toca a los yucatecos es hacer visible nuestra solidaridad con Hernán Casares y con Diario de Yucatán. Al defender su libertad estamos defendiendo también la nuestra. La presente y la futura.

asalgadoborge@gmail.com

@asalgadoborge

– See more at: http://yucatan.com.mx/editoriales/opinion/batallas-de-yucatan#sthash.Vmb8bc3E.dpuf

Batallas de Yucatán

Nos hace falta tomar menos Tecate

No veo televisión. Tampoco me gusta el box. Por eso cuando el hashtag #tehacefaltavermasbax se convirtió en trending topic en Twitter el sábado pasado, inicialmente no pude entender de qué se trataba. Movido por mi curiosidad, pocos segundos después conocí la nueva campaña machista de la cerveza Tecate.

Desde hace varios años la empresa cervecera Cuauhtémoc-Moctezuma promociona su marca Tecate discriminando abiertamente a las mujeres mexicanas. Apenas en 2013 los espectaculares de la campaña “Es fácil ser hombre” mostraron en sus versiones tituladas “Buffet”, “prima” y “hermana” a mujeres cosificadas presentadas como objetos al servicio de los hombres. Estos anuncios tuvieron que ser retirados por la cervecería después de que una petición en la plataforma Change.org recopilara más de 10,000 firmas en su contra. Hace apenas unas cuántas semanas el Senado aprobó una ley que prohíbe la publicidad que denigre al género femenino.

Pero este año Cuauhtémoc-Moctezuma no se lanzó abiertamente contra las mujeres. En 2015 esta empresa ha optado por despreciar, a través de la publicidad de Tecate en cadena nacional, a aquellos hombres que no resultan ser lo suficientemente machos; es decir, a los individuos de sexo masculino que exhiben comportamientos estereotipados como propios del género femenino.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/opinion/08-05-2015/34401

Vida extraterrestre

Es bien sabido que la ubicación de cualquier objeto es fijada siempre en relación a otro objeto. Para determinar la posición de algo en el espacio es preciso contar con al menos un punto de referencia que permita al observador establecer la distancia entre ambos puntos. La misma lógica aplica al momento de buscar el lugar del ser humano en el cosmos.

En días recientes se dio a conocer que el robot Curiosity encontró indicios de agua salada en Marte. Durante años se ha fantaseado sobre la posibilidad de que este planeta vecino, que en el pasado presentaba un paisaje muy distinto al que actualmente conocemos, albergara agua en estado líquido o sólido. Ahora sabemos que Marte tiene capas de agua sólida –hielo- en sus polos y muy probablemente agua líquida salada debajo de su superficie.

Para continuar leyendo: http://www.sinembargo.mx/opinion/17-04-2015/33761

Las babas del diablo

Cuando el legislador estadounidense Mike Ritze decidió promover y patrocinar la colocación de un monumento representativo de los “10 mandamientos” a las afueras del palacio de gobierno de su estado, nunca imaginó que terminaría contribuyendo indirectamente a una causa satanista.

 

Ritze, representante republicano del estado de Oklahoma, pudo instalar su donación en una plaza pública aprovechando una de las muchas leyes que, redactadas y aprobadas por sus homólogos conservadores, han sido diseñadas para promover el papel del Estado como “facilitador de la expresión religiosa”. Ahora los satanistas quieren hacer exactamente lo mismo. Aprovechando este marco legal el Templo Satánico ha ofrecido la donación de un monumento de más dos metros de altura que representa a una criatura con cabeza de cabra y alargados cuernos sentada sobre un enorme sillón. De acuerdo a Doug Mesner, uno de los fundadores de este templo, su estatua sería amistosa con los niños ya que incluiría un pentagrama interactivo y la posibilidad de sentarse sobre ella.

 

Para continuar leyendo:

 

http://www.sinembargo.mx/opinion/03-04-2015/33345

Criticamos, luego existimos

Las opiniones y costumbres falsas ceden gradualmente ante los hechos y los razonamientos; pero para que los hechos y razones produzcan alguna impresión sobre el espíritu, es necesario que se les presenteJohn Stuart Mill, filósofo inglés


Uno de los principales errores que comenten los enemigos de la crítica es reducirla a su sentido más vulgar. Para sus detractores, ésta es casi exclusivamente sinónimo de agresión y ataque personal. Se equivocan. La crítica a temas y personajes de interés público no debe ser concebida como un asunto personal, inútil u ofensivo. Por el contrario, en el presente texto se argumentará que la cantidad y constancia de la crítica pública es un factor determinante para la calidad de una democracia.

 

En su sentido filosófico y más poderoso, la crítica encarna una de las características más luminosas de la mente humana; una potencialidad que nos distingue de otras especies y que consiste en nuestra capacidad de juzgar las cosas con base en una serie de principios determinados. Evidentemente, no se puede criticar aquello que no se conoce, por lo que la crítica presupone, por principio de cuentas, un conocimiento previo, aunque sea mínimo, del tema que será criticado. A pesar de que puede parecer una auténtica perogrullada, este principio básico y fundamental suele perderse de vista. Es por ello que no debe dejar de ser reiterado: para criticar algo es necesario, cuando menos, saber de su existencia.

 

Pero la crítica no se limita al conocimiento o descripción de un suceso, sino que implica también un juicio sobre aquello que se conoce. Un juicio es la afirmación o negación de una idea determinada; un posicionamiento personal derivado de una operación de nuestro entendimiento consistente en comparar una cosa con otra o una cosa con una serie de estándares preestablecidos. La utilidad que la crítica reviste para el funcionamiento de un régimen democrático sólo queda completamente clarificada cuando la crítica forma parte de lo que el filósofo alemán Emmanuel Kant denominó “uso público de la razón”, que consiste en la libertad de exponer y defender un argumento enfrente de otros.

 

Parte fundamental que se hace a la crítica es que ésta es, en sí misma, insuficiente para producir una mejora en los hechos. Frases de la especie “de nada sirve la crítica si no hay acción” y “los mexicanos somos muy buenos para criticar” constituyen lugares comunes en la sociedad mexicana, pero son falsas. Del proceso explicado anteriormente se deriva que la crítica es ya en sí misma una acción. Las acciones intelectuales no son menos acciones que las acciones físicas. Incluso hay quienes piensan que las acciones intelectuales son más valiosas ya que anteceden a las físicas y representan más dignamente al ser humano. Ni qué decir de la crítica pública que requiere no sólo una acción interna, sino de una externa -su expresión-.

 

La crítica pública es una acción fundamental para una democracia por dos motivos.

 

En primer término, ésta constituye una fuente continua de mejora en el campo de las ideas y un requisito fundamental para la corrección de errores y para el progreso del ser humano. En la arena política, la crítica pública permite que las diferentes ideas sean contrastadas y que los ciudadanos puedan evaluar qué argumento les resulta más convincente -una especie de proceso de selección natural de las ideas-. En segundo lugar, la crítica pública representa para las élites económicas y políticas la constatación de que sus abusos y errores no pasan inadvertidos; de que existe un sector de la sociedad consciente e inconforme dispuesto a hablar públicamente de aquello que no le parece y, por ende, de difundir los argumentos que sustentan su inconformidad y de convencer a terceros.

 

En el debate público los conflictos sociales se hacen explícitos, situación que permite que sean conocidos por más personas que, a su vez, pueden emitir un juicio público o privado sobre aquello de lo que se han enterado. Esto representa presión para las élites, que tendrán que, cuando menos, relajar estructuras extractivas y adoptar posiciones más inclusivas si pretenden evitar su caída. Es así como funcionan las democracias de los países más desarrollados.

 

Nuestro problema no es “que nos quedemos en la crítica”, sino que no tenemos aún una sociedad lo suficientemente crítica. Si Felipe Calderón puede recibir más de un millón de pesos al mes como pensión, si José Murat puede tener millones de dólares en propiedades en Estados Unidos, si los mexicanos con cuentas millonarias en Suiza pueden no ser investigados, si las televisoras pueden dictar el son al que bailan los legisladores y si millones de pesos pueden ser derrochados en Yucatán en hospitales sin concluir y en los estudios fantasmas de un tren fantasma es porque la mayoría de los mexicanos y de los yucatecos ni siquiera está al tanto de estos eventos.

 

Para que este tipo de indignantes aberraciones dejen de ser la norma en nuestro sistema político, es necesario que los individuos ajenos a lo público detonen una reacción en cadena pasando a ser parte de la masa crítica de nuestra sociedad. En una democracia cuando la masa -conformada por personas- se vuelve masa crítica, deja de ser masa y se transforma en ciudadanía. Mientras nuestra masa no sea lo suficientemente crítica lo más probable es que cualquier cambio en nuestro sistema sea meramente estético y que la estructura de explotación vigente sea preservada por quienes lleguen al poder. Es esto lo que ha venido ocurriendo en cada cambio de régimen desde la conquista y es esto exactamente lo que ocurrió con la llegada del PAN a la presidencia.

 

Lo mejor que podemos hacer por nuestra democracia es no buscar soluciones mágicas, violentas o confiar en la bondad de un partido o candidato determinado, sino alentar el proceso de formación de una masa crítica haciendo uso de nuestra razón pública y propiciando que cada vez más personas se materialicen y existan en la arena política. Si bien es cierto que una formación de esta naturaleza no se da de un día para otro, ésta constituye el único camino seguro para la construcción de una verdadera democracia.

 

La buena noticia es que en estos momentos los mexicanos nos encontramos en una coyuntura que ha permitido el surgimiento de una ciudadanía que critica y participa en lo público como nunca. Una sociedad en la que existe una importante masa enajenada y sin interés en lo público es una sociedad dócil y servil. Una sociedad conformada mayoritariamente por un público informado y crítico representa una fuerza política, social y electoral que amenaza seriamente al estado de cosas que han construido para sí los ganadores de nuestro sistema extractivo.

 

Para estos últimos un pueblo que no critica será siempre un pueblo que no existe.- Mérida, Yucatán.

 

Criticamos luego existimos

– See more at: http://yucatan.com.mx/editoriales/opinion/criticamos-luego-existimos#sthash.OUMmQ96s.dpuf

« Entradas Anteriores