Archivos por Etiqueta: elecciones 2018

Elefante en la sala

Lo leí en un meme:

Hija: Papá, soy de izquierda y estoy a favor del pueblo.

Papá: ¿Cómo vas en la escuela?

Hija: Tengo puro 10.

Papá: ¿Y tu amiga?

Hija: Ella apenas alcanza el 6.

Papá: ¿Por qué no le dices al profesor que le ponga 8 a ambas?

Hija: ¿Cómo crees? Yo estudio mucho y ella es una irresponsable.

Papá: ¡Bienvenida a la derecha!

 

Para continuar leyendo:

http://www.yucatan.com.mx/editorial/elefante-la-sala

Del impreso: Elefante en la sala

Elefante en la sala

¿Podemos confiar en las encuestas?

Cuando se trata de decidir si confiar en las encuestas sobre la elección presidencial, para algunos sólo hay dos opciones disponibles: encendido y apagado. Los siguientes escenarios son de sobra conocidos.

Escenario A: Reforma, El Financiero, Mitofsky, Bloomberg o El País dan a conocer resultados de encuestas o promedios de encuestas que muestran que AMLO saca entre 15 y 20 puntos de ventaja a Ricardo Anaya. Inmediatamente, los seguidores del candidato de Morena afirman que su llegada al poder es un hecho consumado y que sólo un fraude podría evitar que su candidato sea nuestro próximo presidente. Por su parte, los simpatizantes de Ricardo Anaya se apresuran a decir que las encuestas no indican nada o que la “verdadera encuesta es el primero de julio”.

Escenario B: Son publicados los resultados de la encuesta de GEA-ISA o de Massive Caller, que muestran a Ricardo Anaya debajo de AMLO por entre 5 y 8 puntos porcentuales. Acto seguido, los simpatizantes de Ricardo Anaya afirman que estas encuestas son prueba contundente de que “sí se puede”; que el panista está a un paso de arrebatar el primer lugar al candidato de Morena. Con frecuencia, quienes comparten estas encuestas son los mismos que días antes habían desestimado a las encuestas en general. Enseguida, los simpatizantes de AMLO aparecen para decir que GEA-ISA o Massive Caller son encuestadoras cooptadas y que sólo pueden ser correctas aquellas que dan una enorme ventaja a su candidato.

Los anteriores escenarios muestran dos distintas formas como se puede perder piso en la discusión sobre la fiabilidad de las encuestas cuando el fanatismo o la conveniencia se convierten en los criterios que nos llevan a confiar en una fuente. Y este año hemos visto que hay al menos dos formas en que se puede perder piso:

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/18-05-2018/3419341

 

Fanatismo anti-AMLO

Mucho se ha criticado, en ocasiones con razón, el fanatismo de algunos adoradores de AMLO o su probada incapacidad de ver o de cuestionar algunas de las decisiones impresentables de su candidato. Sin embargo, si de fanatismo de trata, desde hace algunas semanas son los fanáticos anti-AMLO quienes van ganando la partida.

Entre los fanáticos pro-AMLO y los fanáticos anti-AMLO hay, además de su calidad de fanáticos, una coincidencia fundamental: para ambos, AMLO es poco más que una caricatura. Sin embargo, mientras que el AMLO de los primeros es un iluminado incapaz de cometer errores o corromperse, el AMLO de los segundos es una suerte de ensamble de peligros; una pesadilla escalofriante construida gracias a asociaciones tramposas con Hugo Chávez o Fidel Castro, y al empleo ignorante -normalmente sustentado en contenido chatarra- de términos como izquierda, progresismo, socialismo, comunismo y, no es broma, nacionalsocialismo.

Una vocación común entre los fanáticos anti-AMLO es la vocación de profeta. Para ellos, México se acerca a su fin al ritmo en que AMLO se acerca a la presidencia. Si no nos arrepentimos y retiramos el voto a AMLO masivamente, si no nos unimos en su contra, AMLO no sólo nos llevará a perder nuestros frágiles avances en democracia o en libertades, sino que terminará refundiendo a México en una dictadura como la venezolana. ¿Por qué? Porque AMLO está fuera de control; es un fanático comandando un ejército de fanáticos. Si los fanáticos anti-AMLO saben esto es porque les ha sido revelado. Y, como en toda buena revelación -clara y distinta-, lo importante no es su justificación sino su transmisión a aquellos que, miserables, no alcanzan a ver más allá de lo que las evidencias entendidas como cadenas causales pueden ofrecer. Dado que pocos académicos, especialistas o periodistas alcanzan a ver que el fin de los tiempos está cerca, es tarea de todo quien ha visto los peligros del fanatismo pro-AMLO hacer notar estos peligros.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/04-05-2018/3414774

 

 

Mentiras verdaderas

Mucho se ha hablado de la responsabilidad atribuible a Facebook o a los sitios que generan o difunden contenidos chatarra, pero pocas veces se menciona que las personas que comparten estos contenidos son responsables por compartirlos. Este artículo estará dedicado defender que quienes comparten contenido chatarra o de sitios chatarra tienen un grado de responsabilidad, y que algún tipo de sanción social es necesaria para comunicarles que este es el caso.
En plena temporada electoral, contenidos chatarras o falsos han inundado las redes sociales de miles de yucatecxs. Estos contenidos, que pueden tomar distintas formas —memes, vídeos editados o engañosos o infografías sin sustento— han tomado el rol de justificadores de lo que muchas personas opinan y creen conocer. Así, en discusiones en redes sociales y foros en internet se utilizan contenidos chatarra para respaldar creencias. El problema es que si la justificación es falsa, la creencia es falsa y, entonces, se termina comentando sobre algo que se desconoce o difundiendo mentiras.
¿Por qué la acción de compartir contenido chatarra o de sitios chatarra es condenable? Hay al menos dos formas de responder a esta pregunta

 

Para continuar leyendo:

http://www.yucatan.com.mx/editorial/mentiras-verdaderas-2

Artículo completo en PDF: Mentiras Verdaderas

IEPAC y anti democracia

Previo al primer debate entre los candidatos a la gubernatura del Yucatán, lo normal sería que los reflectores estuvieran colocados sobre lo que ahí podría decirse. Éste no ha sido el caso. La nota de Diario de Yucatán sobre un pronunciamiento de diversas organizaciones y personas que rechazan la inclusión de la Red Pro Yucatán en el comité seleccionador de las preguntas del debate probablemente se ha compartido más que cualquier noticia sobre el contenido del debate.

Para algunos, protestar contra el Iepac justo cuando éste se ha decidido, por primera vez, a abrirse al diálogo con la sociedad podría parecer ingrato o exagerado. Ninguno de los dos cargos es cierto. Por principio de cuentas, quienes firmamos este pronunciamiento aplaudimos, sin reservas, que el Iepac se hubiera propuesto “ciudadanizar” los debates escuchando a una pluralidad de actores del estado. Si tantas personas y organizaciones nos hemos opuesto a que el Iepac hubiera invitado a la Red Pro Yucatán es porque consideramos que hay razones para afirmar que esta decisión no es trivial y que sus alcances no se limitan a un simple proceso de selección de preguntas.

Para continuar leyendo:

http://www.yucatan.com.mx/editorial/iepac-y-antidemocracia

 

AMLO para incrédulos

Si las elecciones fueran hoy, AMLO resultaría ganador con 48% de los votos. Lejos, muy lejos, quedarían Ricardo Anaya (26%) y José Antonio Meade (18%). Los porcentajes anteriores son parte de la encuesta de Reforma dada a conocer esta semana. En el presente artículo revisaré varias estrategias que han sido empleadas para rechazar o desestimar estos resultados, defenderé que ninguna se sostiene y sugeriré que detrás del rechazo podría esconderse una falta de disposición a reconocer el origen de los resultados cuestionados.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/20-04-2018/3409307

Napoleón como lo pintan

La decisión de Morena de llevar a Napoleón Gómez Urrutia al Senado ha generado una honda abolladura en la legitimidad de ese partido.

Justificar la inclusión de Gómez Urrutia en la lista de plurinominales aludiendo, como lo ha hecho Andrés Manuel López Obrador, a su condición de perseguido político, no es suficiente para exonerar a este ex líder minero exiliado en Canadá. “Perseguido político” y “criminal” no son cualidades excluyentes; nada impide que Napoleón pueda ser al mismo tiempo ambas cosas. Así, registros periodísticos concretos e independientes, como el publicado por Martin Moreno en este mismo espacio, dan cuenta de millones de dólares desviados[1]. Es decir, que guste o no a los seguidores de Morena, su Napoleón es como lo pintan.

Una forma mucho más realista de intentar contener el daño político generado por esta decisión es argumentar que las listas del PAN y las del PRI estarán también repletas de personajes tan o más cuestionables que Gómez Urrutia. Finalmente, ni el Frente ni el PRI tienen autoridad moral para señalar con el dedo flamígero a Morena por haber resucitado a un personaje impresentable. Esto se ve con claridad en la cautela que han mostrado muchos de los candidatos o simpatizantes de estos partidos, cuyos líderes han dejado el golpeteo en manos de sus seguidores más duros.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/23-02-2018/3389057

Diversidad, elecciones y esperanza

Hasta hace unos meses, el proceso electoral de este año parecía ofrecer un escenario propicio para el avance de las causas promovidas por lxs interesadxs en defender la diversidad y la equidad de género en nuestro país. El panorama, por desgracia, ya no luce tan prometedor como antes, y de mantenerse las condiciones actuales sería complicado que las elecciones muevan hacia delante estas luchas progresistas. Sin embargo, hay motivos para pensar que no todo está perdido.

Revisar los escenarios posibles ayuda a poner en perspectiva al más probable escenario actual. Y es que de la combinación de alianzas y partidos que se disputarán la presidencia y el Congreso, era posible en principio esperar al menos tres posibles resultados. El primero -y el más probable en el papel-, era (1) que Morena marcara la agenda y que obligara la coalición Por México al Frente a correrse hacia la izquierda con tal de no perder los votos de lxs mexicanxs más jóvenes -una tercera parte del electorado- o de lxs más educadxs, que son los sectores que suelen apoyar marcadamente el matrimonio igualitario.

Es fácil ver cómo esto hubiera sido posible. Morena, el puntero y más probable ganador de las próximas elecciones presidenciales es un partido identificado nominalmente con la izquierda. No pocos de lxs activistas LGBTTTI+ veían con buenos ojos a un partido repleto de progresistas y que cuenta con una ´Secretaría de la diversidad sexual´, como su aliado natural. Además, el segundo lugar en las encuestas es una la coalición que, si bien es encabezada por un partido de derecha que agrupa a sectores ultraconservadores radicales -como el yunque-, incluye a dos partidos teóricamente de izquierda, uno de los cuales -el PRD- sí ha defendido la diversidad en el pasado y también a un candidato pragmático para bien o para mal que ha manifestado su deseo o necesidad de captar los votos de lxs millennials mexicanos, normalmente progresistas y liberales en lo social.

En un segundo escenario, (2) Morena se habría mantenido firme en su defensa de la diversidad, incluso aceptando la alianza con un partido cristiano que en sus principios se opone al matrimonio igualitario -el PES- o a incorporaciones recientes de ultraconservadores del PAN -como José María Martínez; es decir, que en este escenario el partido de AMLO habría hecho valer su posición y hubiera no permitido que el cabús determine la dirección o el ritmo de la locomotora que empuja sus causas progresistas. Por su parte, el PAN habría cedido ante sus sectores más conservadores para luego engullir al PRD recordándole su lugar en la coalición.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/09-03-2018/3394901

« Entradas Anteriores