Archivos por Etiqueta: Derechos humanos

The Handmaid’s Tale: advertencia, inadvertencia y metaadvertencia

Pocas series generaron tanto impacto y reconocimientos durante este año como The Handmaids Tale, la adaptación para televisión de una novela del mismo nombre publicada en 1985[1]. The Handmaids Tale es, en palabras de su autora, la escritora canadiense Margaret Atwood, un “relato de advertencia”. Y de lo que se nos advierte es de la posibilidad de una regresión ética que implique la pérdida de libertades y derechos que actualmente consideramos garantizados.

Para entender por qué esta serie ha sido tan exitosa en 2017, es necesario repasar brevemente el contexto en que ha surgido. Pero antes, me permito un descargo de responsabilidad: el lector encontrará a continuación una descripción del estado general de cosas que sirve como marco a la historia central de esta serie disponible en Hulu, pero me parece posible afirmar que puede continuar leyendo con la tranquilidad de que no saltará sorpresivamente en ningún punto de este artículo algún monumental spoiler.

Para continuar leyendo: http://www.sinembargo.mx/29-12-2017/3367883

Diversidad, elecciones y esperanza

Hasta hace unos meses, el proceso electoral de este año parecía ofrecer un escenario propicio para el avance de las causas promovidas por lxs interesadxs en defender la diversidad y la equidad de género en nuestro país. El panorama, por desgracia, ya no luce tan prometedor como antes, y de mantenerse las condiciones actuales sería complicado que las elecciones muevan hacia delante estas luchas progresistas. Sin embargo, hay motivos para pensar que no todo está perdido.

Revisar los escenarios posibles ayuda a poner en perspectiva al más probable escenario actual. Y es que de la combinación de alianzas y partidos que se disputarán la presidencia y el Congreso, era posible en principio esperar al menos tres posibles resultados. El primero -y el más probable en el papel-, era (1) que Morena marcara la agenda y que obligara la coalición Por México al Frente a correrse hacia la izquierda con tal de no perder los votos de lxs mexicanxs más jóvenes -una tercera parte del electorado- o de lxs más educadxs, que son los sectores que suelen apoyar marcadamente el matrimonio igualitario.

Es fácil ver cómo esto hubiera sido posible. Morena, el puntero y más probable ganador de las próximas elecciones presidenciales es un partido identificado nominalmente con la izquierda. No pocos de lxs activistas LGBTTTI+ veían con buenos ojos a un partido repleto de progresistas y que cuenta con una ´Secretaría de la diversidad sexual´, como su aliado natural. Además, el segundo lugar en las encuestas es una la coalición que, si bien es encabezada por un partido de derecha que agrupa a sectores ultraconservadores radicales -como el yunque-, incluye a dos partidos teóricamente de izquierda, uno de los cuales -el PRD- sí ha defendido la diversidad en el pasado y también a un candidato pragmático para bien o para mal que ha manifestado su deseo o necesidad de captar los votos de lxs millennials mexicanos, normalmente progresistas y liberales en lo social.

En un segundo escenario, (2) Morena se habría mantenido firme en su defensa de la diversidad, incluso aceptando la alianza con un partido cristiano que en sus principios se opone al matrimonio igualitario -el PES- o a incorporaciones recientes de ultraconservadores del PAN -como José María Martínez; es decir, que en este escenario el partido de AMLO habría hecho valer su posición y hubiera no permitido que el cabús determine la dirección o el ritmo de la locomotora que empuja sus causas progresistas. Por su parte, el PAN habría cedido ante sus sectores más conservadores para luego engullir al PRD recordándole su lugar en la coalición.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/09-03-2018/3394901

Mariguana: legalizar o perder

La legalización de la mariguana en México es inminente. Las señales que apuntan en este sentido están a la vista. La más reciente proviene de California, que partir del primero de enero de este año se ha convertido en el octavo estado estadounidense en permitir la venta de mariguana a mayores de edad para uso recreativo. Es sólo cuestión de tiempo para que en nuestro país el cannabis se una al alcohol como droga recreativa social y legalmente aceptada. Sin embargo, sería un error sentarnos a esperar a que el futuro nos alcance; México tendría que legalizar la mariguana inmediatamente, pero por razones distintas a las que normalmente solemos considerar.

Los motivos más comunes para defender la necesidad de legalizar la mariguana lo antes posible son (1) la evidente inconsistencia de penalizar algo que es menos nocivo y adictivo que otros productos legales –como el alcohol o el tabaco- y (2) la reducción de la violencia ante el confirmado y documentado fracaso de la “guerra contra las drogas”. El problema es que ninguno de estos puntos tiene la fuerza suficiente para acelerar el proceso de legalización al punto de volverlo inminente. Aunque el punto (1) es ya es un valor entendido y el cambio cultural en curso es inevitable, la evolución de transformaciones de este tipo suele tomar años o décadas. Por otro lado, la idea detrás del punto (2) es cuando menos debatible; la legalización de la mariguana por sí sola difícilmente sería suficiente para erradicar la violencia, pues las actividades ilegales del crimen organizado van más allá de lo relacionado con el cannabis.

Sin embargo, hay un tercer motivo que, aunque menos discutido que los dos anteriores, soporta con mayor fuerza la idea de que esta legalización es tan urgente como impostergable: (3) legalizar el cannabis para uso recreativo es urgente por motivos económicos.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/12-01-2018/3372849

Morena-PES (o de cómo perder votos progresistas)

Esta semana, el virtual candidato presidencial de Morena cometió un grave error de cuyas consecuencias electorales nadie más es responsable. Si bien los ímpetus de autodestrucción de Andrés Manuel López Obrador son de sobra conocidos, esta tendencia casi siempre ha sido capitalizada por sus adversarios a través de la guerra sucia o de las campañas negativas en su contra. Pero la reacción adversa tras el anuncio del maridaje de Morena con el conservador Partido Encuentro Social (PES) en 2018 no es uno de esos casos.

La alianza concretada el pasado miércoles puede ser abordada desde dos vertientes. La primera, aunque reveladora y trascendental, es electoralmente poco significativa: de acuerdo con el periódico Reforma, el PES es un partido estrechamente vinculado a priistas como Miguel Ángel Osorio Chong y a Jesús Murillo Karam; integrantes del PES tienen o tuvieron relaciones profesionales o personales con éstos y otros integrantes del PRI.

Pero, si este fuera el caso, no tendría nada de novedoso que algunos priistas decidieran mudarse a Morena. Tampoco sería noticia que Morena los reciba y los “perdone” sin pagar un costo político significativo por ello. Para muestra basta con recordar que, de cualquier forma, Morena ya iba en alianza con el PT sin mayor problema. Dado el desprestigio de sus contrincantes, y considerando la ventaja que López Obrador le saca a sus adversarios, la alianza con otro partido enano desprestigiado probablemente no sólo (a) no representa mayor problema para Morena, sino que (b) le ha llevado a regentar clientelas, recursos y, en una de esas, hasta a Cuauhtémoc Blanco. Si algo parece haber aprendido AMLO es que el “haiga sido como haiga sido” puede ser electoralmente redituable.

Sin embargo, si la alianza con el PES ha resultado escandalosa es exclusivamente debido a una complicación imprevista: no hay forma en que un partido que se dice progresista pueda matizar su maridaje con otro declaradamente ultraconservador, fundado en bases y preceptos religiosos y naturalmente opuesto a algunas causas más identificadas con la izquierda. Para ser concretos, el PES se proclama, de raíz y por principios, enemigo del matrimonio igualitario y ha sido parte de esfuerzos, como los del FNF y Confamilia, que insistan al odio contra los mexicanos LGTB+, a quienes buscan privar de sus derechos. Apenas en noviembre del año pasado, por citar tan sólo un ejemplo, una Diputada del PES rechazó el matrimonio igualitario al equipararlo con el matrimonio entre un ser humano con “un delfín o con una laptop”.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/15-12-2017/3363061

La apuesta electoral del FNF

Si bien las precampañas aún no empiezan formalmente, con el afán de influir lo más posible en las elecciones del próximo año, el Frente Nacional por la Familia ha decidido adelantar públicamente el papel que buscará jugar durante todo el proceso.

Entre los ejes temáticos de su “plataforma” recientemente lanzada, el FNF incluyó tres temas fundamentales: (1) su oposición al reconocimiento del derecho de tod@s los mexican@s –incluid@s, claro está, l@s que pertenecen a la comunidad LGTBI- a contraer matrimonio, (2) su oposición al derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos, y (3) su impulso a cambios legales con los que buscan defender la “libertad de consciencia y religión” y el “derecho de los padres a educar a sus hijos”[1]. Este último punto parece ser una copia del proyecto que en Estados Unidos ha permitido que miles de niños, gracias a los prejuicios de sus padres, sean privados de su derecho a conocer verdades elementales, como la evolución o el Big Bang[2].

Si bien es cierto que cualquier persona o institución puede -dentro del marco legal vigente- intentar promover causas o impulsar proyectos específicos, para una persona que valore los derechos humanos o el proceso civilizatorio como lo conocemos, el proyecto ultraconservador del FNF tendría que ser preocupante. Por anacrónica y disminuida que parezca, la apuesta política esta organización y de su estructura afín podría no ser trivial. Para ser claros, la presión que buscaría articular el FNF no consistiría simplemente en un apoyo verbal a aquell@scandidat@s que acepten sus propuestas, sino que pasaría necesariamente por la movilización de organizaciones ligadas a iglesias complementada por una cruzada de defenestración contra l@s que no adopten sus propuestas ultraconservadoras.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/03-11-2017/3343233

Desnudando al Hugh Hefner

En 1953, Hugh Hefner, un joven estadounidense de 26 años, desconocido y sin gran capital, tuvo la idea de fundar una revista para “hombres” incluyendo fotos de mujeres sin ropa como su central eje temático. Ese mismo año, el primer número de la revista Playboy fue publicado; su éxito comercial fue inmediato: más de 50 mil vendidas. Fue sobre este golpe inicial que el fundador de Playboyconstruyó su conocido emporio multimillonario. Hugh Hefner murió esta semana. Es probable que pocos años más de vida le hubieran alcanzado para enterrar a su hoy moribunda creación. Lo cierto es que después de haber vivido una vida desnudando mujeres, resulta apenas justo que ahora sea Hefner quien sea desnudado.

En nuestra era digital, puede ser tentador desestimar o minimizar el legado de Hugh Hefner. Por ejemplo, a las generaciones que han crecido con acceso a internet, Playboy probablemente les resulte irrelevante; actualmente pocas cosas pueden ser más superficiales y obsoletas que una revista con desnudos o con porno “suave” en sus páginas. También es tentador ridiculizar a “Hef”, su autocreado personaje; y es que resulta difícil no asociar este nombre con la idea de un patético anciano multimillonario, enfundado en una bata de seda, rodeado de modelos que podrían tener la edad de sus bisnietas. Pero la insignificancia presente de Playboy o la figura del don juan marchito no deberían hacernos perder de vista la influencia y el legado de Playboy en nuestro mundo contemporáneo. Para ser claros, lo que se discute a la muerte de Hefner no es su innegable influencia, sino el sentido de dicha influencia.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/06-10-2017/3322749

Matrimonios homosexuales, adopción y progreso ético

La decisión Suprema Corte de Justicia de la Nación de invalidar la ley que prohibía laadopción de menores de edad a las parejas homosexuales en Campeche seguramente llevará al contingente de grupos conservadores que recientemente se manifestó en contra del aval de la SCJN a los matrimonios entre personas del mismo sexo a incrementar la intensidad de sus protestas. Movido por un arraigado conjunto de valores religiosos, este sector de nuestra sociedad, conformado principalmente por integrantes de iglesias y organizaciones de la sociedad civil ligadas a éstas, se ha opuesto rotundamente a reconocer plenamente los derechos de los individuos homosexuales porque genuinamente los conciben como una seria amenaza para el futuro de la familia tradicional mexicana.

Sin embargo, a pesar del rechazo conservador, estas dos decisiones de la SCJN deben ser bienvenidas y defendidas porque con ellas esta corte ha realizando una contribución fundamental a lo que el profesor de la Universidad de Columbia Phillip Kitcher identifica como el progreso ético de la humanidad, que consiste en el incremento de los medios que sirven para remediar aquellas fallas en el altruismo –la ayuda desinteresada de unos a otros- presentes en una sociedad y para generar condiciones de igualdad entre seres humanos.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/opinion/14-08-2015/38007

« Entradas Anteriores