Archivos por Etiqueta: conservadurismo

IEPAC y anti democracia

Previo al primer debate entre los candidatos a la gubernatura del Yucatán, lo normal sería que los reflectores estuvieran colocados sobre lo que ahí podría decirse. Éste no ha sido el caso. La nota de Diario de Yucatán sobre un pronunciamiento de diversas organizaciones y personas que rechazan la inclusión de la Red Pro Yucatán en el comité seleccionador de las preguntas del debate probablemente se ha compartido más que cualquier noticia sobre el contenido del debate.

Para algunos, protestar contra el Iepac justo cuando éste se ha decidido, por primera vez, a abrirse al diálogo con la sociedad podría parecer ingrato o exagerado. Ninguno de los dos cargos es cierto. Por principio de cuentas, quienes firmamos este pronunciamiento aplaudimos, sin reservas, que el Iepac se hubiera propuesto “ciudadanizar” los debates escuchando a una pluralidad de actores del estado. Si tantas personas y organizaciones nos hemos opuesto a que el Iepac hubiera invitado a la Red Pro Yucatán es porque consideramos que hay razones para afirmar que esta decisión no es trivial y que sus alcances no se limitan a un simple proceso de selección de preguntas.

Para continuar leyendo:

http://www.yucatan.com.mx/editorial/iepac-y-antidemocracia

 

The Handmaid’s Tale: advertencia, inadvertencia y metaadvertencia

Pocas series generaron tanto impacto y reconocimientos durante este año como The Handmaids Tale, la adaptación para televisión de una novela del mismo nombre publicada en 1985[1]. The Handmaids Tale es, en palabras de su autora, la escritora canadiense Margaret Atwood, un “relato de advertencia”. Y de lo que se nos advierte es de la posibilidad de una regresión ética que implique la pérdida de libertades y derechos que actualmente consideramos garantizados.

Para entender por qué esta serie ha sido tan exitosa en 2017, es necesario repasar brevemente el contexto en que ha surgido. Pero antes, me permito un descargo de responsabilidad: el lector encontrará a continuación una descripción del estado general de cosas que sirve como marco a la historia central de esta serie disponible en Hulu, pero me parece posible afirmar que puede continuar leyendo con la tranquilidad de que no saltará sorpresivamente en ningún punto de este artículo algún monumental spoiler.

Para continuar leyendo: http://www.sinembargo.mx/29-12-2017/3367883

Diversidad, elecciones y esperanza

Hasta hace unos meses, el proceso electoral de este año parecía ofrecer un escenario propicio para el avance de las causas promovidas por lxs interesadxs en defender la diversidad y la equidad de género en nuestro país. El panorama, por desgracia, ya no luce tan prometedor como antes, y de mantenerse las condiciones actuales sería complicado que las elecciones muevan hacia delante estas luchas progresistas. Sin embargo, hay motivos para pensar que no todo está perdido.

Revisar los escenarios posibles ayuda a poner en perspectiva al más probable escenario actual. Y es que de la combinación de alianzas y partidos que se disputarán la presidencia y el Congreso, era posible en principio esperar al menos tres posibles resultados. El primero -y el más probable en el papel-, era (1) que Morena marcara la agenda y que obligara la coalición Por México al Frente a correrse hacia la izquierda con tal de no perder los votos de lxs mexicanxs más jóvenes -una tercera parte del electorado- o de lxs más educadxs, que son los sectores que suelen apoyar marcadamente el matrimonio igualitario.

Es fácil ver cómo esto hubiera sido posible. Morena, el puntero y más probable ganador de las próximas elecciones presidenciales es un partido identificado nominalmente con la izquierda. No pocos de lxs activistas LGBTTTI+ veían con buenos ojos a un partido repleto de progresistas y que cuenta con una ´Secretaría de la diversidad sexual´, como su aliado natural. Además, el segundo lugar en las encuestas es una la coalición que, si bien es encabezada por un partido de derecha que agrupa a sectores ultraconservadores radicales -como el yunque-, incluye a dos partidos teóricamente de izquierda, uno de los cuales -el PRD- sí ha defendido la diversidad en el pasado y también a un candidato pragmático para bien o para mal que ha manifestado su deseo o necesidad de captar los votos de lxs millennials mexicanos, normalmente progresistas y liberales en lo social.

En un segundo escenario, (2) Morena se habría mantenido firme en su defensa de la diversidad, incluso aceptando la alianza con un partido cristiano que en sus principios se opone al matrimonio igualitario -el PES- o a incorporaciones recientes de ultraconservadores del PAN -como José María Martínez; es decir, que en este escenario el partido de AMLO habría hecho valer su posición y hubiera no permitido que el cabús determine la dirección o el ritmo de la locomotora que empuja sus causas progresistas. Por su parte, el PAN habría cedido ante sus sectores más conservadores para luego engullir al PRD recordándole su lugar en la coalición.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/09-03-2018/3394901

Morena-PES (o de cómo perder votos progresistas)

Esta semana, el virtual candidato presidencial de Morena cometió un grave error de cuyas consecuencias electorales nadie más es responsable. Si bien los ímpetus de autodestrucción de Andrés Manuel López Obrador son de sobra conocidos, esta tendencia casi siempre ha sido capitalizada por sus adversarios a través de la guerra sucia o de las campañas negativas en su contra. Pero la reacción adversa tras el anuncio del maridaje de Morena con el conservador Partido Encuentro Social (PES) en 2018 no es uno de esos casos.

La alianza concretada el pasado miércoles puede ser abordada desde dos vertientes. La primera, aunque reveladora y trascendental, es electoralmente poco significativa: de acuerdo con el periódico Reforma, el PES es un partido estrechamente vinculado a priistas como Miguel Ángel Osorio Chong y a Jesús Murillo Karam; integrantes del PES tienen o tuvieron relaciones profesionales o personales con éstos y otros integrantes del PRI.

Pero, si este fuera el caso, no tendría nada de novedoso que algunos priistas decidieran mudarse a Morena. Tampoco sería noticia que Morena los reciba y los “perdone” sin pagar un costo político significativo por ello. Para muestra basta con recordar que, de cualquier forma, Morena ya iba en alianza con el PT sin mayor problema. Dado el desprestigio de sus contrincantes, y considerando la ventaja que López Obrador le saca a sus adversarios, la alianza con otro partido enano desprestigiado probablemente no sólo (a) no representa mayor problema para Morena, sino que (b) le ha llevado a regentar clientelas, recursos y, en una de esas, hasta a Cuauhtémoc Blanco. Si algo parece haber aprendido AMLO es que el “haiga sido como haiga sido” puede ser electoralmente redituable.

Sin embargo, si la alianza con el PES ha resultado escandalosa es exclusivamente debido a una complicación imprevista: no hay forma en que un partido que se dice progresista pueda matizar su maridaje con otro declaradamente ultraconservador, fundado en bases y preceptos religiosos y naturalmente opuesto a algunas causas más identificadas con la izquierda. Para ser concretos, el PES se proclama, de raíz y por principios, enemigo del matrimonio igualitario y ha sido parte de esfuerzos, como los del FNF y Confamilia, que insistan al odio contra los mexicanos LGTB+, a quienes buscan privar de sus derechos. Apenas en noviembre del año pasado, por citar tan sólo un ejemplo, una Diputada del PES rechazó el matrimonio igualitario al equipararlo con el matrimonio entre un ser humano con “un delfín o con una laptop”.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/15-12-2017/3363061

La apuesta electoral del FNF

Si bien las precampañas aún no empiezan formalmente, con el afán de influir lo más posible en las elecciones del próximo año, el Frente Nacional por la Familia ha decidido adelantar públicamente el papel que buscará jugar durante todo el proceso.

Entre los ejes temáticos de su “plataforma” recientemente lanzada, el FNF incluyó tres temas fundamentales: (1) su oposición al reconocimiento del derecho de tod@s los mexican@s –incluid@s, claro está, l@s que pertenecen a la comunidad LGTBI- a contraer matrimonio, (2) su oposición al derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos, y (3) su impulso a cambios legales con los que buscan defender la “libertad de consciencia y religión” y el “derecho de los padres a educar a sus hijos”[1]. Este último punto parece ser una copia del proyecto que en Estados Unidos ha permitido que miles de niños, gracias a los prejuicios de sus padres, sean privados de su derecho a conocer verdades elementales, como la evolución o el Big Bang[2].

Si bien es cierto que cualquier persona o institución puede -dentro del marco legal vigente- intentar promover causas o impulsar proyectos específicos, para una persona que valore los derechos humanos o el proceso civilizatorio como lo conocemos, el proyecto ultraconservador del FNF tendría que ser preocupante. Por anacrónica y disminuida que parezca, la apuesta política esta organización y de su estructura afín podría no ser trivial. Para ser claros, la presión que buscaría articular el FNF no consistiría simplemente en un apoyo verbal a aquell@scandidat@s que acepten sus propuestas, sino que pasaría necesariamente por la movilización de organizaciones ligadas a iglesias complementada por una cruzada de defenestración contra l@s que no adopten sus propuestas ultraconservadoras.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/03-11-2017/3343233

¡Otra tierra!

Cualquiera que conozca la existencia de otros planetas seguramente ha imaginado la posibilidad de que exista vida fuera de la Tierra.  Las fantasías populares son inagotables y en ellas suelen aparecer seres extraterrestres con fenotipos diversos, integrando sociedades disímiles y habitando mundos de toda clase.

Si bien es cierto que la vida no tendría por que estar supeditada a la existencia de condiciones similares a las que han permitido su surgimiento en nuestro planeta, también lo es que si estas condiciones fueran encontradas en otro planeta, algún tipo de vida también podría estar presente en éste. Consecuentemente, muchos astrónomos se han dedicado a buscar insistentemente planetas similares a la Tierra fuera de nuestro sistema solar.

El avance tecnológico necesario para llevar a cabo esta empresa ha propiciado que la detección de exoplanetas sea relativamente reciente. Hace apenas veinte años los humanos obtuvimos registros del primero, pero sus características eran muy distintas a las de la Tierra . Desde entonces, el número de exoplanetas se han multiplicado al millar, aunque ninguno había mostrado las condiciones necesarias para la vida como la conocemos, mismas que están determinadas no sólo por las características del planeta en cuestión, sino por las de la estrella que éste orbita.

Pero esta historia dio un espectacular y maravilloso giro ayer cuando la NASA anunció eldescubierto de Kepler 452b, un planeta ubicado a 1, 400 años luz de nosotros, rocoso como el que habitamos, con una masa 1.6 veces superior a la de nuestra Tierra y que orbita a su sol cada 384 días terrestres; es decir, que está ubicado en una zona considerada por los científicos como “habitable” debido a las temperaturas que en ella se alcanzan.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/opinion/24-07-2015/37222

Progresistas vs progresistas

En 1951 el filósofo Gilbert Ryle postuló una famosa analogía con la intención de probar errónea la noción dualista de que el cuerpo y mente son dos sustancias distintas. Ryle invitó a sus lectores a imaginar la siguiente escena: un individuo llega de visita a la universidad de Oxford y es guiado a través de su campus por un trabajador de esa casa de estudios, quien le muestra la biblioteca, el auditorio, las aulas y los distintos edificios que forman parte de las instalaciones universitarias. Al terminar el recorrido, y para sorpresa del guía, el visitante le dice “¡muy bonitas instalaciones! Ahora me gustaría ver la universidad”.

Ryle atribuye esta falta de entendimiento a lo que denominó un “error de categoría”. El visitante cree que la universidad forma parte de la misma categoría que sus instalaciones físicas, cuando en realidad “universidad” es una categoría conceptual que abarca las distintas facultades, bibliotecas, etc. De acuerdo a Ryle no existe una entidad separada a la que se pueda llamar “universidad”. De la misma forma, para este filósofo británico, la conciencia no es un ente fantasmagórico independiente sino que es reductible a los procesos que están involucrados en la formación de la experiencia de la primera persona. Sin embargo, el “error de categoría” que exhibe la analogía ryleana no termina siempre en un fantasma. Éste ha sido ampliamente rebatido porque asume equivocadamente que, como los edificios de la universidad de Oxford, básicamente todo comportamiento es observable.

La siempre latente discusión sobre quién merecería el título de “progresista” en México, reavivada ahora gracias al debate postelectoral sobre el futuro de la izquierda en nuestro país, incurre en una equivocación de este tipo.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/opinion/19-06-2015/35986

« Entradas Anteriores