Archivos por Etiqueta: alienación

Del fútbol y otros demonios

A veces se puede matar al Estado sin matar a uno solo de sus miembrosJean-Jacques Rousseau, filósofo francés


 

El vaticinio se ha cumplido. La selección mexicana de futbol jugó su primer partido mundialista y, tal como predijeron diversos analistas independientes, el canto de las sirenas futboleras, magnificado en el altavoz de los principales medios de comunicación del país, fue lo suficientemente poderoso como para paralizar y distraer a buena parte de los mexicanos.

 

No es casualidad que ese mismo día se haya producido en el senado una acalorada discusión sobre la legalidad del formato con que se pretende debatir la legislación secundaria de la reforma energética; asunto que, pese a su evidente trascendencia, pasó prácticamente desapercibido. El formato del debate deberá ser definido, a más tardar, el próximo martes, día en que la FIFA ha programado el encuentro entre las selecciones de México y Brasil.

 

Considerando la pobre calidad de nuestra democracia, es muy probable que, con o sin futbol, pocos mexicanos den seguimiento a la más ambiciosa de las reformas del presente sexenio. Sin embargo, ante la bajísima popularidad del presidente, el descrédito de los partidos y el negro panorama económico, nuestros legisladores prefirieron no correr riesgos y apostaron descaradamente por un probado imán enajenador como mecanismo de divergencia: la selección mexicana de futbol como mercancía fetichizada.

 

La culpa no la tiene el futbol. Satanizar al deporte equivale a cortar el hilo por lo más delgado y a perder de vista la esencia del problema. Independientemente de la importancia metafísica que se le quiera atribuir, lo cierto es que la condición humana implica la existencia de un cuerpo físico y que, desde los inicios de la civilización occidental, los seres humanos hemos sabido reconocer a aquellos congéneres que logran hacer con su cuerpo proezas consideradas inalcanzables para la mayoría de los mortales.

 

El problema no es entonces la naturaleza del deporte, sino su uso como mecanismo de alienación, función magnificada gracias a los medios de comunicación masiva. No son pocos los mexicanos que aseguran que no “apoyar” incondicionalmente a su selección representa una alta traición a la patria. Paradójicamente, la selección mexicana es un producto surgido de empresas privadas que se conforma a través de una federación, también privada, cuyo curso es determinado por una empresa privada –Televisa-. “Nuestra” selección es en realidad tan “nacional” como Cementos Mexicanos, Teléfonos de México o Banamex. La selección nacional no representa a México por la sencilla razón de que los mexicanos no tenemos ninguna injerencia en la conformación o en los destinos de la misma.

 

A diferencia de la selección mexicana de futbol, nuestros legisladores y los titulares del poder ejecutivo son, en teoría, nuestros representantes ya que son – desgraciadamente también en teoría- elegidos democráticamente y sus sueldos son pagados con nuestros impuestos. No se debe perder de vista que parte fundamental de su quehacer es velar por los mejores intereses de sus representados e incorporar el sentir de éstos en el proceso de deliberación de leyes que afectarán, inexorablemente, su futuro y el de sus descendientes.

 

Es por ello que resulta especialmente ofensivo que nuestros senadores hayan optado por desviar los reflectores del debate energético empalmando sus fechas con las del mundial de futbol, o que, rayanos en lo absurdo, con el pretexto de estar “cerca” de sus representados, en Yucatán algunos legisladores locales y federales hayan decidido instalar pantallas en áreas públicas para que éstos puedan ver los partidos de la selección mexicana. Estos representantes populares optaron por montar circos en lugar de emplear exactamente los mismos recursos para construir los escenarios propicios para la deliberación pública y la recolección de opiniones de lo yucatecos sobre la reforma energética.

 

Por diversas razones, muchas de ellas inducidas, nuestro pueblo permanece, en términos generales, indiferente ante los temas de interés público. He aquí el verdadero talón de Aquiles de nuestra democracia: sin una participación ciudadana mucho más generosa y decidida, seguiremos atenidos a gobernantes que sólo se representan a sí mismos o que fungen como personeros de los poderes fácticos que les han encumbrado. La idolatría es una perpetua borrachera que suele resultar sumamente útil a quienes sólo pueden gobernar a personas autómatas. En este contexto, se entienden fácilmente la pasión con que algunos de nuestros políticos en enfundan en la camisa de la selección, se exhiben con corbatas verdes o hacen pública su devoción por el equipo mexicano en redes sociales antes de abordar los urgentes asuntos nacionales.

 

La solución no es dejar de ver partidos de futbol. Considero que es posible emanciparse del fanatismo sin dejar de disfrutar del juego. Tal como ha sugerido el semanario británico The Economist (31/05/2014), en torno al futbol se teje una red de comunicación informal, de libre deliberación en charlas de café y de seguimiento de noticieros deportivos; estructura que bien puede ser empleada como vehículo democrático. Empero, para que este escenario optimista se materialice, primero debemos mirar a la industria del futbol con una alta dosis de escepticismo. Sólo así emergerá ante nosotros su verdadera naturaleza y su uso como instrumento alienante.

 

En este sentido, el mundial de Brasil representa una excelente oportunidad para demostrar a nuestros representantes que, una vez más, nos han subestimado, y que somos capaces de mirar los partidos de futbol sin dejarles legislar en las penumbras que tanto disfrutan y en las que insisten en refugiarse.

 

asalgadoborge@gmail.com @asalgadoborge

*Maestro en Estudios Humanísticos con especialidad en Ética (ITESM). Profesor y director en la Universidad Marista.

 

Artículo publicado originalmente en el Diario de Yucatán el 15 de junio de 2014 .

 

Del fútbol y otros demonios

http://yucatan.com.mx/editoriales/opinion/seleccion-mexicana-y-reforma-energetica-2

 

Últimas entradas »