Archivos del autor: asalgadoborge

Vacuna contra la conspiración contra la vacuna

Millones de mexicanas y mexicanos podrán acceder pronto a la vacuna contra el SARS-CoV-2. Sin embargo, es previsible que un número importante de personas termine optando por no vacunarse.

Quienes rechazarán la vacuna lo harán, en buena medida, porque se explican la pandemia a través de alguna narrativa conspiracionista. Alrededor del 45% de las personas que viven en nuestro país consideran que es probable o verdadero que el coronavirus SARS-CoV-2 haya sido planeado, creado y esparcido alrededor del mundo por intereses poderosos ocultos. Casi el 15% cree que es probable o verdadero que la Covid-19 sea un engaño planeado y difundido por poderosos intereses y, en consecuencia, consideran que esta enfermedad no existe realmente.

Para ambos grupos, la pandemia es una “plandemia”. Desde esta perspectiva vacunarse puede resultar inconsecuente o incluso peligroso.

No contamos actualmente con una cura contra éstas y otras lecturas conspiracionistas de la pandemia. Por desgracia, distintos estudios muestran que, una vez que una persona cree en alguna teoría de conspiración, resulta muy complicado que esa persona abandone su creencia en esa teoría. Esto se debe al sesgo de confirmación -la tendencia a buscar sólo información que confirme lo que se cree- y al carácter no falsificable de las teorías conspirativas.

También es un hecho bien documentado que el conspiracionismo es una condición que suele agravarse. Debido al ecosistema cerrado donde se esparcen a través de internet -normalmente Reddit o grupos de Telegram, Whastapp o Faceboook-, una teoría de conspiración sirve de “puerta” hacia una larga cadena de conspiraciones que pretenden explicar otros eventos.

Pixabay

Esto significa que es casi imposible “curar” a quienes ya creen firmemente en la “plandemia” y evitar así su descenso a la realidad alternativa conspiracionista. La buena noticia es que existen formas de proteger o “vacunar” a las personas antes de que sean infectadas por el pensamiento conspirativo.

Para ver cómo es posible generar y distribuir esta “vacuna”, empecemos notando que las personas propensas a aceptar la “plandemia” creen que están en posesión de información que ha escapado al resto de la población. Esto no sólo les hace sentir en control de una situación realmente descontrolada, sino que les brinda un sentido de autoconfort y de autoimportancia que se refleja en las siguientes actitudes:

(1) Suelen considerar que, debido su grado de originalidad o novedad, su postura no es compartida por otras personas. Bajo esta óptica la gente “común y corriente” no acepta las historias de la “plandemia” porque éstas no tienen precedentes.

(2) Normalmente se autoperciben como razonadores profundos y reflexivos. Es debido a su superior poder de razón que puedan atar cabos y entender lo que otros apenas pueden empezar a ver.

(3) Con frecuencia afirman que su postura desafía a las élites. Si las mayorías no ven la verdad, es porque aceptan lo que dicen universidades, prensa y otras instituciones colonizadas por la élite dominante.

La identificación de estas actitudes es relevante, pues permite construir narrativas para prevenir su desarrollo. Revisemos cómo es esto posible para cada una de las actitudes mencionadas.

1. La “plandemia” tiene muy poco de original

La primera narrativa consiste en notar que es un hecho bien documentado que, a lo largo de la historia, las pandemias o enfermedades contagiosas han sido un caldo de cultivo perfecto para las teorías de conspiración. Desde luego, actualmente estas enfermedades tienen explicaciones científicas, curas y vacunas. La aparición de explicaciones basadas en conspiraciones alrededor de la Covid-19 no es sorprendente. Quienes las aceptan se están colocando del lado incorrecto de la historia.

Tampoco son novedosas las principales historias detrás de la “plandemia”. En realidad, estamos ante ideas recicladas. Por ejemplo, en 2015 surgió la teoría de que el Zika, en ese entonces una enfermedad desconocida y riesgosa para parte de la población, había sido producida por la modificación genética de mosquitos en laboratorios ordenada secretamente por gobiernos, con el fin de convertirlos en armas. ¿Suena familiar?

En 1890, durante la expansión de la primera irrupción global de la influenza llamada “Gripe Rusa”, parte del público aceptó la idea de que esta enfermedad había sido causada por una nueva tecnología, la energía eléctrica, y que los beneficiarios de este desarrollo lo sabían perfectamente. En aquel entonces no había torres de 5G, pero sí torres de energía eléctrica.

Esto no es todo. Culpables favoritos como los “Illuminati” o los judíos han estado presentes desde hace siglos. Por ejemplo, la fiebre amarilla de finales de los 1700 fue achacada al primer grupo. A mediados del año 1340, un buen número de personas explicó la Peste Negra postulando que había sido causada por judíos que envenenaron pozos. Cientos fueron quemados vivos en represalia.

Nadie en su sano juico cree actualmente que alguno de los eventos anteriores haya sido causado intencionalmente por poderes ocultos. Un poco de perspectiva histórica es suficiente para notar lo ridículo que suena repetir, literalmente, las mismas historias probadas falsas y sin sentido en pleno siglo XXI.

Pixabay

2. Creer en la “plandemia” no muestra gran capacidad de razón. Lo contrario es cierto.

Teorías como la “plandemia” aceptan la explicación más superficial de un fenómeno cuya magnitud no se alcanza a dimensionar. Esto se debe, en buena medida, a la ausencia de conocimiento del recorrido de la historia de las ideas y de la ciencia. Es decir, al intento de sacar conclusiones sin recursos intelectuales sólidos.

El ejemplo más claro es que las teorías de conspiración atribuyen la causa de eventos a la intención o voluntad oculta de un grupo poderoso. La idea de fondo es el sesgo de proporcionalidad: los fenómenos poderosos no se explican sin un grupo poderoso operando tras bambalinas.

Pero creer en la intención de algo detrás de toda causa -es decir, en causas finales- implica regresar al menos 400 años en el tiempo. Desde Aristóteles hasta el inicio de la modernidad se pensó que los objetos tenían causas finales. Con la introducción del mecanicismo en los 1600 estas causas fueron desterradas. Dado que todo el mundo material era explicable por los choques e interacciones de partículas, no había espacio para oscuras “intenciones” en los objetos ni era necesario recurrir a ellas para explicar su comportamiento.

Es evidente que, para un ser humano promedio, el mecanicismo es mucho más complicado de entender que los movimientos de átomos invisibles sin instrumentos o su interacción. Esto es, a medida que las explicaciones se volvieron cada vez más sofisticadas -y correctas- éstas resultaron incompresibles para más personas. En consecuencia, la modernidad trajo consigo la expansión de teorías de conspiración en voz de quienes buscaban explicar todo a través de las fácilmente entendibles causas finales, aunque sea fuera de los objetos.

Del mismo modo, para quienes no conocen de historia y encuentran incomprensibles las explicaciones técnicas dadas desde distintos ámbitos de la academia, es más fácil y reconfortante apelar a causas finales ocultas que a la posibilidad, por ejemplo, de una mutación genética producto de cadenas causales en un murciélago o en un pangolín que, como consecuencia de otras cadenas causales, ha terminado expandiéndose por todo el mundo en los seres humanos.

Cuartoscuro

3. Creer en la “plandemia” no desafía a las élites que mueven al mundo.

Quienes creen en la “plandemia” aciertan al afirmar que existen grandes intereses en el mundo. También dan en el clavo cuando apuntan que, en muchos sentidos, la ideología suele permear desde las élites hasta los estratos socioeconómicos más bajos.

El problema es que su falta de equipaje intelectual hace que esta premisa básica de la teoría crítica se convierta en un dardo que no alcanza a pegar en el blanco. Y es que resulta de un simplismo grotesco colocar a todas las instituciones, incluidas a todas las universidades y toda la prensa, como peones de las élites.

Consideremos, por ejemplo, el caso de The Guardian. Para quienes creen en la “plandemia” este periódico británico sería un instrumento de las élites que han planeado la pandemia. Pero The Guardian ha publicado los reportajes más demoledores en contra de élites globales, como el espionaje masivo de la NSA Estados Unidos o una lista de las personas -incluidos algunos de los más grandes capitalistas- que evaden impuestos en paraísos fiscales. Este tipo de periodismo es, por ende, una de las más auténticas y valientes críticas contra las élites.

Suponer que The Guardian, un medio que se ha ganado la credibilidad y respeto con base en su rigor y su independencia, opera a favor de un grupo secreto, o que está manejado por individuos alienados o desinformados, implica no haber leído nunca ese periódico o no conocer mínimamente su trayectoria y las de quienes lo hacen posible. Lo mismo aplica para otras instituciones que, aunque imperfectas, no son tontas ni serviles. Es más, buena parte de las críticas más importante contras las élites han surgido de personas que trabajan para estas instituciones.

La ideología es un fenómeno real y hay grandes intereses intentando mover al mundo. Pero el simplismo de historias como la “plandemia” termina siendo instrumental para los intereses contra las élites a las que supuestamente se está desafiando, pues desvía la atención de su poder y de sus muy reales mecanismos de opresión para colocarla en un espantapájaros. Más funcional para las élites, imposible.

Conclusión

La “plandemia” está bien asentada en México. Una parte importante de quienes viven en nuestro país no se vacunarán por creer que la pandemia ha sido planeada por intereses ocultos. Por desgracia, no existe cura contra el conspiracionismo.

La buena noticia es que sí existe una “vacuna” contra el pensamiento conspirativo implicado en la “plandemia”. Para ello, es necesario llegar a las personas con una narrativa informativa capaz de blindarles de ese pensamiento.

En este artículo he revisado, con base en las características de quienes suelen creer en teorías de conspiración, tres elementos que pueden ayudar en este sentido: mostrar que creer en la “plandemia” no es original, que no implica una capacidad de razón sofisticada y que no desafía a las élites.

Fcebook: Antonio Salgado Borge
Twitter: @asalgadoborge

Fuentes:

1. https://docs.cdn.yougov.com/msvke1lg9d/Globalism2020%20Guardian%20Conspiracy%20Theories.pdf 
2. https://www.theatlantic.com/ideas/archive/2020/12/campaign-against-vaccines-already-under-way/617443/?fbclid=IwAR16HNiDTWtVolK7ZqdrPQU-e61c0CeyOATwsS6ZX1a37vZ8Sq92qgjK0lQ 
3. https://www.theguardian.com/world/2020/oct/26/survey-uncovers-widespread-belief-dangerous-covid-conspiracy-theories 
4. https://www.newyorker.com/culture/cultural-comment/pandemics-go-hand-in-hand-with-conspiracy-theories 
5. https://www.newstatesman.com/science-tech/coronavirus/2020/04/why-pandemics-create-conspiracy-theories 
6. https://www.dw.com/en/latest-conspiracy-theories-repeat-old-stories/a-53603358 
7. https://www.forbes.com/sites/alexknapp/2020/05/15/the-original-plandemic-unmasking-the-eerily-parallel-conspiracy-theories-behind-the-russian-flu-of-1889/?sh=6c9c3f7750d5 
8. https://theconversation.com/coronavirus-and-conspiracies-how-the-far-right-is-exploiting-the-pandemic-145968 
9. https://www.theguardian.com/media/2020/jun/01/covid-19-misinformation-pro-trump-and-qanon-twitter-bots-found-to-be-worst-culprits

La 4T ante los amos del agua

Artículo publicado en la edición 2304 de Proceso.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En menos de 15 años la mitad de las personas que habitan el planeta vivirán en zonas con escasez de agua. Es fácil ver que la crisis que se nos vendrá encima por este motivo hará palidecer a la generada por la actual pandemia.

Aunque en distintos grados, este fenómeno impactará en todas partes. Uno puede discutir, como pretenden algunos nacionalistas, si hay formas o no de independizar a un país de la estructura económica mundial. Lo que no está en tela de juicio es la interdependencia de cada país del sistema ambiental global. Cada sección de la Tierra está estructuralmente interconectada por este sistema. Por ende, por muy nacionalista que un gobierno sea o pretenda ser, no es posible escapar del futuro del planeta.

Confrontados con este escenario, algunos gobiernos han optado por dejar el agua en manos del mercado. La idea es que así es posible asegurar que sea empleada y distribuida racionalmente. Desde el gobierno de Carlos Salinas este ha sido el enfoque de México. El resultado: de acuerdo con un reciente estudio de la UAM, en nuestro país 20% del líquido está actualmente en manos de 1.1% de la población.

Las principales acaparadoras son empresas nacionales y extranjeras en los sectores industrial y agrícola, aunque la lista también incluye a bancos, como BBVA­ y Banco Azteca, éste de Ricardo Salinas Pliego –al parecer ninguna lista de empresarios infames puede dejar de incluir su nombre–. Aquí no hay sorpresas.

Para continuar leyendo: https://www.proceso.com.mx/opinion/2020/12/31/la-4t-ante-los-amos-del-agua-255396.html

PornHub: la otra “red social” también necesita ser regulada

La semana pasada, PornHub contaba con 13 millones de videos. Actualmente, “apenas” 4 millones están disponibles en su plataforma. ¿Qué llevó a este sitio pornográfico a eliminar, de un plumazo, 8 millones de videos?

La respuesta a esta pregunta conduce a un reportaje de Nicholas Kristoff en The New York Times. El texto de Kristoff, titulado “Los niños de PornHub”, da cuenta, con lujo de detalle, de la cantidad impresionante de contenido ilegal que estaba disponible en PornHub.

Por ejemplo, este sitio solía tolerar videos de personas menores de edad -algunas no rebasaban los catorce años-. También albergaba filmaciones de violaciones que, en muchos casos, mostraban a mujeres completamente inconscientes. Además, una buena parte de los videos disponibles habían sido grabados sin el consentimiento de las personas que en ellos aparecían.

En este escenario, una mujer violada se podía encontrar en PornHub un video del acto criminal del que fue víctima, o una joven que compartió imágenes con otra persona podía toparse con que el mundo entero podía acceder a contenidos que estaban destinados a un solo individuo en quien había depositado su confianza.

Reuters

La forma como PornHub ha operado es claramente ilegal e inaceptable. Desde hace tiempo activistas y medios habían advertido sobre asuntos similares a los reportados por Kristoff. Sin embargo, el peso del medio, del periodista y la calidad de la pieza de Kristoff terminaron por doblar la resistencia de este sitio.

Es tentador ver al caso PornHub, al final del día una empresa pornográfica, como irrelevante en términos sociales. Pero a ello se debe responder que al menos en este caso, el tamaño sí importa. PornHub es la marca más conocida de un gigantesco corporativo llamado MindGeek. De acuerdo con el reportaje de Kristoff, este conglomerado incluye ¡100 sitios pornográficos distintos! Con más de 3,500 millones visitas al mes, PornHub es el sitio porno más popular en el planeta y, en consecuencia, la marca emblema de este corporativo – por cierto, en el ranking de visitas a PornHub  por países, México ocupa el décimo lugar en el mundo-.

Debido al excesivo puritanismo, PornHub no figura en las conversaciones cotidianas, como otros sitios populares aceptados socialmente. Sin embargo, el que sus tentáculos sean subterráneos no los hace menos existentes. Se hable de ello o no, PornHub tiene más visitas mensuales que Netflix o que Amazon.  Por ende, lo que ocurra a PornHub tiene el potencial para generar una reacción en cadena y para afectar decididamente a una de las industrias más lucrativas e influyentes en internet.

Además, la influencia de PornHub también es cualitativa. Ante la combinación de un mundo conservador donde se insiste en privar a niñas, niños y adolescentes de educación sexual seria y la conexión permanente a internet de la generación Z, los sitios pornográficos terminan siendo, en muchas ocasiones, el primer encuentro de millones de personas con el sexo.

Esto significa que la forma en que un buen número de seres humanos conciben el sexo se configura a través de lo que ven en internet. Por ende, si el sitio pornográfico más influyente “invita” a grabar a mujeres sin su consentimiento y a la violencia sexual no consensuada, acciones de este corte pueden ser registrados como dignas de ser erotizadas o celebradas por millones de personas

Otra forma de restar importancia al caso PornHub, en cierto sentido opuesta a la anterior, pasa por afirmar que escandalizarse ante videos que muestran algún tipo de violencia sexual o a personas jóvenes implica una visión conservadora o moralina del sexo.

Para esta objeción tampoco se sostiene. Para ver por qué, empecemos con el caso de la violencia sexual. Es controvertido si videos que retraten actos de violencia -como el BDSM o fantasías de juego de roles- deben ser permitidos. Mucho se ha discutido sobre este asunto a nivel sociológico y filosófico.

No es mi intención entrar aquí en ese debate. Lo que me importa señalar para fines de responder a la objeción planteada arriba es que ésta confunde la violencia consensuada de la violencia no consensuada. Es indisputable que un video de violencia sexual no consensuada debe ser retirado de inmediato y que los culpables en cada paso de la cadena que lo origina deben ser castigados con todo el peso de la ley. Esto es independiente de fantasías consensuadas o recreaciones eróticas disfrutadas por algunas personas

Tampoco implica una actitud moralina exigir el retiro de cualquier material que incluya a personas que no hayan dado su consentimiento para su difusión masiva. Tal como se ha comentado con acierto, la difusión de estos contenidos es una nueva forma de traficar a personas a través de sus imágenes. Por ende, retirarlas es una acción necesaria, aunque insuficiente.

PornHub es socialmente relevante y la crítica a la forma en que opera no está construida sobre premisas moralinas. Con el panorama despejado, es posible ver con mayor claridad la seriedad que implica la proliferación de contenido ilegal en PornHub.

¿Cómo explicar este fenómeno? Parte del problema es que, hasta hace una semana, la mayoría de los videos disponibles en PornHub habían sido “subidos” por usuarios -algo similar a lo que ocurre en YouTube. De este formato abierto se deriva una necesidad de moderación análoga a la que requieren Facebook y otras redes sociales. Pero, tal como ocurre con las redes sociales, la moderación no ha aparecido o ha llegado tarde por cuatro razones principales:

(1) Moderar y detectar contenidos implica un esfuerzo mayúsculo para el que estas compañías nunca han estado completamente preparadas.

(2) Es controvertido si a estas empresas realmente les interesa moderar; más bien parece que la moderación obedece a la presión externa. Esto se confirma por el hecho de que, con el fin de evitar tomar medidas de moderación adecuadas, durante mucho tiempo, PornHub quiso esconderse tras una ley que quita responsabilidad a las redes sociales por lo que publican sus usuarios.

(3) Existen complicaciones técnicas que no son fácilmente solucionables. Hay casos de gran impacto en que las redes sociales tienen que determinar urgentemente qué es “fake news” sin evidencias contundentes. Algo análogo ocurre con los sitios como PornHub: establecer con base en su apariencia si una persona es mayor de edad o si una agresión sexual es simulada o consensuada puede resultar complicado.

(4) Finalmente, tal como ocurre con redes sociales como Facebook o Twitter, PornHub permitía descargar sus contenidos. Esto significa que, aunque éstos fuesen borrados en algún momento, siempre quedaba alguna persona dispuesta a subirlos de vuelta a la plataforma. En consecuencia, ninguna mujer podía estar segura de que, una vez eliminadas, sus imágenes no remergiesen como si nada.

Ante la presión generada por el reportaje de The New York Times, PornHub eliminó contenidos que no provienen de estudios o productoras conocidas y reconocidas por esta empresa. Esto es, de alguna forma, PornHub está confiando en que las empresas profesionales son capaces de establecer controles y medidas que, evidentemente, los videos cargados por usuarios no han cumplido.

Esto es positivo pues, como hemos visto, es un sinsentido suponer que un moderador de PornHub podrá distinguir, por ejemplo, la edad de una persona a simple vista, o que podrá distinguir violencia sexual representada y consensuada de la violencia ilegal. En contraste, las empresas productoras claramente pueden establecer estos controles en sus instalaciones. Aunque ha habido escándalos de empresas que han fallado en este sentido, la dimensión de este problema es infinitamente menor que del formato seguido hasta ahora por algunos sitios pornográficos.

Un criterio de esta naturaleza ha sido sencillo de implementar y promete ser efectivo. Sin embargo, tal como ocurre con las redes sociales, sería insensato apostar a la autorregulación y dejar la implementación de controles a la buena voluntad de las empresas que administran los sitios pornográficos. Para atajar el problema de fondo en la industria pornográfica en internet se requieren mecanismos de regulación y vigilancia.

Las características de esta regulación merecen una discusión independiente. Para fines de este análisis, lo importante es que el ejemplo anterior ayuda a ver que hay reglas sencillas y estrictas que podrían ser establecidas de inmediato para propiciar que la industria pornográfica empiece a limpiar la casa.

Para ello, es necesario sacar a PornHub y a la industria del porno en internet de las sombras y darles toda la seriedad que merecen; reconocer que la lucha porque PornHub y similares sean controlados y, en su caso, sancionados no es irrelevante ni implica necesariamente actitudes moralinas. Los contenidos ilegales e inaceptables difundidos por PornHub y otros sitios de internet afectan las vidas de millones de personas, tanto de aquellas cuyas imágenes son traficadas, como de aquellas que consumen sus videos. Regularlos y vigilarlos es, en consecuencia, tan urgente como necesario.

https://aristeguinoticias.com/1912/opinion/pornhub-la-otra-red-social-tambien-necesita-ser-regulada-articulo/

Fuentes:

  1. https://www.nytimes.com/2020/12/04/opinion/sunday/pornhub-rape-trafficking.html
  2. https://www.theguardian.com/technology/2020/dec/14/pornhub-purge-removes-unverified-videos-investigation-child-abuse
  3. https://www.pornhub.com/insights/2019-year-in-review
  4. https://www.nytimes.com/2018/02/07/magazine/teenagers-learning-online-porn-literacy-sex-education.html
  5. https://www.independent.co.uk/news/world/americas/pornhub-lawsuit-girlsdoporn-sex-trafficking-b1775259.html

Compartir:

No estamos listos para las deepfakes

Las fakes o falsificaciones en forma de imágenes, videos y audios son actualmente un grave problema. Pero éstas podrían resultar un juego de niños comparadas con sus sucesoras. Las falsificaciones profundas o deepfakes ya están aquí. Aunque hoy aparecen a cuentagotas y en sectores específicos, cuando su llave termine de abrirse, fluirán a borbotones. Y no estamos preparados para el tamaño o para las características del problema que se nos vendrá encima.

Aunque obvios, es necesario poner sobre la mesa los dos elementos esenciales de las deepfakes si queremos entender sus implicaciones.

El primero es su “falsedad”. En un sentido trivial, las deepfakes son verdaderas en el sentido de que son cosas existentes. Sin embargo, son “falsas” en el sentido de que no se trata de capturas de una cámara o micrófono, como pretenden representar.

El segundo es su “profundidad”. Lo deep o “profundo” de las deepfakes proviene de la forma en que éstas son construidas. A diferencia de una fake normal, las deepfakes involucran el aprendizaje profundo y los algoritmos de la Inteligencia Artificial. El resultado: para un ser humano es imposible distinguir una imagen, audio o video fabricada mediante un proceso de esta naturaleza de aquellos que capturen estados de cosas actuales en el mundo.

Muchas deepfakes son inofensivas o no maliciosas. Por ejemplo, éstas ya son empleadas en la industria del entretenimiento y por las grandes empresas de publicidad. Gracias a esta tecnología ha sido posible recrear escenas, rostros, o individuos que de otra forma sería imposible ver en una pantalla. La tendencia actual anticipa que cada vez será más común la inclusión de artistas “rejuvenecidos”, “resucitados” o, de plano, “inventados”.

Lo accesible de la tecnología ha permitido que incluso los fabricadores de memes puedan surgir con sus propias falsificaciones profundas. Tutoriales sobre cómo construir una deepfake pueden ser encontrados en internet con relativa facilidad. La mayoría de las falsificaciones profundas que surgen en esta esfera son inofensivas y, como las de Hollywood, buscan entretener y generar ganancias.

El problema

Pero los riesgos de los deepfakes exceden por mucho sus beneficios. Estas falsificaciones están siendo utilizadas principalmente para degradar a cientos de miles de mujeres. Este fenómeno incluye a la industria pornográfica -parte del sector del entretenimiento-, que busca vender películas o fotografías que incluyen las imágenes fabricadas de mujeres reales, normalmente personas famosas o reconocidas, en escenas sexuales.

Esto claramente tiene el doble problema de lucrar con la imagen de una persona y de exponerla a situaciones indeseadas. Aunque la imagen de una mujer “x” en una escena sexual sea un deepfake, es evidente que “x” puede preferir, por los motivos que uno quiera, no ser visualizada o concebida en cierto tipo de actos representados con ese nivel de realismo.

Para continuar leyendo: https://aristeguinoticias.com/0512/opinion/no-estamos-listos-para-las-deepfakes-articulo/

Tercia de coaliciones

Uno de los temas políticos del momento tiene que ver con las alianzas electorales. Aunque algunos detalles todavía están en el aire, dos bandos principales han asomado en el horizonte. Pero también hay un jugador emergente y más pequeño que busca aprovechar esta coyuntura para presentarse como el diferente. En este artículo argumentaré que estas uniones, al menos como se presentarán en 2021, son intentos de obtener pedazos de poder a cualquier costo.

PRIANRD

La coalición entre el PRI, el PAN y el PRD. De acuerdo con el dirigente nacional del PAN, el acuerdo preliminar para esta coalición implica que estos tres partidos presentarán candidatos en común más de cien distritos electorales. En este esquema, el PAN pondría los candidatos de 61 distritos, el PRI de 53 y el PRD de 44. Además, se estudia emplear un formato similar para las gubernaturas de Baja California, Baja California Sur, San Luis Potosí, Tlaxcala, Zacatecas, Colima, Nayarit, Sonora, y Michoacán (SinEmbargo, 07/12/2020).

Dos son las principales críticas a esta alianza. En primer lugar, es evidente que ésta se ha producido única y exclusivamente por fines pragmáticos. La idea de fondo es evitar que Morena arrase el próximo año —como lo hizo en 2018— y quitarle la mayoría en la cámara de diputados. Y es que, guste o no, la aprobación del presidente sigue siendo alta y todas las encuestas ponen a Morena muy por arriba de cualquier otro partido.

La segunda es que, aún si ponemos el tema ideológico entre paréntesis, los aliancistas no han podido o querido presentar un modelo de país; un programa en común que le diga al electorado qué ofrecen más allá de frenar a Morena y llevarnos de vuelta en términos políticos al México pre-2018.

Lo que es peor, la alianza implica que el PAN, surgido para combatir al PRI y rival electoral histórico en entidades como Yucatán, ahora tendrá que explicar por qué ha decidido aliarse con el partido que han presentado, no sin razones, como la encarnación de la corrupción. Hasta hace apenas unas semanas muchos panistas criticaban a Morena por supuestamente aliarse con el PRI y les llamaban despectivamente el PRIMOR. ¿Qué dirán ahora?

Pero ni la ideología, ni la falta de proyecto o modelo de país, ni el evidente corto circuito discursivo han sido suficientes para impedir esta alianza. De acuerdo con Marko Cortés, el dirigente nacional del PAN, 70% de los militantes de su partido están de acuerdo con ella. Es decir, lo importante es preservar posiciones o quitárselas a Morena.

Morena-PT-PVEM-PES

En la otra esquina, aunque más informe, se encuentra la coalición Morena-PT-PVEM-PES. Dado que estos cuatro partidos compitieron juntos en 2018, y considerando que en los hechos este grupo consiste en Morena y sus satélites, no es ninguna sorpresa que vuelvan a competir juntos en 2021.

El PVEM, el PT y el PES bailarán al son que les toque Morena. La condición de una figura central y distintos satélites, en combinación con el clarísimo proyecto de nación de AMLO y de Morena —puede gustar o no, pero poca duda puede haber de que es claro—, evita a esta alianza las críticas de falta de proyecto o modelo que enfrenta la alianza rival.

Pero no evita las críticas en el sentido ideológico o en el sentido del discurso. En el sentido ideológico, Morena arrastra al conservadorismo antiderechos del PES y al izquierdismo rupestre del PT. Al tenerlos como aliados formales, el partido del presidente se ve obligado a cederles espacios o a no confrontar directamente lo impresentable.

El sentido discursivo también implica un corto circuito. El PVEM es un partido francamente impresentable incluso para los estándares de la partidocracia mexicana —y vaya que esos estándares son bajos—. El “Verde” ha sido manejado como un negocio familiar dedicado a la venta de espacios y apoyos legislativos al mejor postor. Este partido, junto al PT, han cobijado casos de corrupción y postulado a candidatos impresentables. El discurso anticorrupción del presidente hará agua mientras camine de la mano de semejantes aliados.

MC et al

Las dos principales opciones para el electorado son, entonces, alianzas impresentables. En este contexto, destaca el anuncio de un partido de que no participará en alianza alguna. Movimiento Ciudadano (MC) ha afirmado públicamente que, al menos en 2021, competirá solo e impulsará un proyecto llamado “Evolución Mexicana”.

De acuerdo con Clemente Castañeda, su presidente en el papel, éste será el caso porque “en MC queremos construir un nuevo trato con las y los mexicanos, que rompa con las prácticas del pasado que tanto daño le han hecho a México. De cara a la elección federal de 2021, no vamos en alianza con ningún partido, porque representan ese pasado que no queremos”.

Según Castañeda, “la Evolución Mexicana es incompatible con lo que representan la clase política tradicional y los partidos políticos de siempre. La Evolución Mexicana la vamos a imaginar y a construir con las personas. Sólo con ellas existe la posibilidad de pensar en un país diferente”.

Para mostrar que esta “Evolución” va en serio, MC se ha acercado a organizaciones de la sociedad civil, como Ahora. Emilio Álvarez Icaza, senador independiente y líder de Ahora, dijo que aceptaba sumarse este proyecto porque busca dejar atrás el cochupo y terminar con la impunidad.

Todo lo anterior suena muy bien. El problema es que es difícil ver cómo esto puede ser cierto cuando MC ha cedido franquicias locales a grupos políticos con serias acusaciones de cochupo o corrupción y que, por ende, se han convertido en sus entidades en signos de la impunidad.

El caso de Yucatán es un clarísimo botón de muestra. Dante Delgado, el dueño de MC, decidió recientemente incorporar a Ivonne Ortega. Esto no es todo, Delgado claramente dio la franquicia de su partido en el estado a esta exgobernadora. De esta forma, el equipo de Ortega ya tomó control de toda la estructura local, motivó la renuncia de quienes antes estaban ahí y convirtió a MC en Yucatán, de facto, en el PRI de Ivonne Ortega con otro color y otras siglas. Al menos en algunos estados, la “Evolución Mexicana” es en realidad una “Involución Mexicana”.

En este contexto, es difícil creer el discurso de combate a la corrupción e impunidad de MC. Pero tampoco es claro que no hará alianza. El PRI de Ortega lo que se hace llamar MC en Yucatán, tiene todavía extensiones importantes en el PRI al que la exgobernadora renunció hace unos años. También tiene intereses en común con el PAN local, que actualmente es manejado por el gobernador Mauricio Vila.

De esta forma, en 2021 MC terminaría en los hechos operando a favor, y probablemente en coordinación, con el PAN y en coordinación con parte del PRI -aquella que aún responde a los intereses de Ortega. El que esto no se anuncie formalmente no lo vuelve menos real.

Conclusión

En 2021 las mexicanas y mexicanos deberán elegir electoralmente entre una de las grandes coaliciones formales o una pequeña alianza informal. En este artículo he argumentado que ninguna de estas coaliciones o alianzas es presentable; es decir, que ninguna opera funcionalmente a favor de las personas que busca representar.

Este escenario no sólo empobrece el panorama electoral, sino que puede contribuir a incrementar el desencanto democrático que existe en nuestro país. La única luz de esperanza está colocada en las figuras destacables y rescatables de los partidos implicados. Por fortuna, las hay. Por desgracia, no es del todo claro que éstas terminen apareciendo en las boletas o incidiendo en sus partidos el próximo año.— Edimburgo, Reino Unido

asalgadoborge@gmail.com

Antonio Salgado Borge

@asalgadoborge

Candidato a doctor en Filosofía (Universidad de Edimburgo). Maestro en Filosofía (Universidad de Edimburgo) y maestro en Estudios Humanísticos (Itesm)

Guía Ética: una defensa crítica

La “Guía Ética Para la Transformación de México” presentada por gobierno de AMLO ha sido fuertemente aplaudida por algunas personas y duramente criticada por otras. Tres críticas ayudan a ver que, aunque la guía es un esfuerzo rescatable que no debe ser descartado con ligereza, ésta podría haber nacido con una falla de origen.

Crítica 1

Para algunos de sus críticos, la Guía Ética es una muestra más de que el nuestro es un gobierno predicador que busca interferir la forma en que sus gobernados ciudadanos viven y entienden sus vidas.

Una instancia ejemplar de esta crítica puede ser encontrada en la más reciente columna de Sergio Sarmiento en Reforma. Sarmiento advierte que una guía de esta naturaleza tiene el defecto de querer universalizar la ética, cuando “no hay, no puede haber, una ética universal”. De acuerdo con este analista, “la ética no es más que el conjunto de normas morales que rigen la conducta de una persona”; normas que, en contraste con las jurídicas, son “interiores, incoercibles y subjetivas”.

Esta objeción, interesante como es, no se sostiene. En primer lugar, asume como indisputable la idea de que no puede haber una ética universal porque la ética es siempre subjetiva.

El problema es que la idea de que la ética es siempre subjetiva es, por decir lo menos, disputable. Al menos desde Platón, en el mundo occidental existe una rica corriente filosófica en metaética, que postula que nociones éticas como la bondad o la justicia son entidades existentes -ya sea como universales o como particulares-.

Para continuar leyendo: https://aristeguinoticias.com/2811/opinion/guia-etica-una-defensa-critica-articulo/

¿Make America great again, again? Futuro de Trump y del Trumpismo

¿Podrá Donald Trump perpetuarse en el poder? Considerando los antecedentes en Estados Unidos, es sorprendente que ésta sea una pregunta relevante. La duda no es si Trump quiere quedarse en la presidencia a la mala o si lo está intentando, sino si estos intentos le serán suficientes para lograrlo.

Hay al menos tres formas como Trump podría llegar a perpetuarse. Vale la pena revisarlas con el fin de determinar si alguna de éstas es plausible y, por ende, relevante.

A la fuerza

La forma más radical para perpetuarse en el poder es la de un “autogolpe”. Por fortuna, la materialización de esta posibilidad es sumamente remota. De acuerdo con testimonios de militares recabados por periódicos como The New York Times y The Financial Times, en caso de verse confrontados con el dilema de dar su lealtad al presidente o a la Constitución, las jerarquías militares optarían por la Constitución.

Trump tampoco parece contar con el apoyo necesario en los estados para imponer miembros del colegio electoral en sustitución de los que se deriven de las elecciones a través de los congresos locales. De acuerdo con The New York Times, Trump habría planteado esta artimaña legal directamente a sus principales asesores. Sin embargo, a diferencia de lo que ha ocurrido con los senadores republicanos, secretarios de estado locales y legisladores de gobiernos de ese partido no han comprado esta posibilidad y parecen dispuestos a reconocer el claro triunfo de Joe Biden.

Finalmente, Trump tampoco podrá revertir los resultados electorales por la vía de impugnaciones legales. Una y otra vez, las supuestas pruebas a las que han aludido el presidente y sus aliados han sido expuestas como castillos en el aire. Por ejemplo, en un comunicado, funcionarios electorales de distintas entidades afirman que no sólo no hay irregularidades cibernéticas importantes, sino que esta ha sido la elección más segura en ese sentido en la historia de Estados Unidos. Los propios asesores de Trump dicen en privado que no cuentan con evidencias para revertir el resultado y que el presidente ni siquiera tiene una estratega unificada para hacerlo.

Continuar leyendo en: https://aristeguinoticias.com/1411/opinion/make-america-great-again-again-futuro-de-trump-y-del-trumpismo-articulo/

De fiscales y carnales

Diario de Yucatán, 15-11-2020

El periodismo de investigación tiene el potencial de revelar a la ciudadanía lo que las autoridades ocultan o callan. Por ende, este tipo de periodismo es invaluable en una democracia. Esta conclusión es confirmada por la reciente investigación de Diario de Yucatán que expuso las acciones y redes del exfiscal general del Estado Wilbert Cetina Arjona.

Nos encontramos ante una historia de fiscales y carnales. En este artículo argumentaré que hay al menos tres aspectos revelados por estos reportajes en los que tendríamos que enfocar nuestra atención a partir de este momento. Todas las citas sin referencia corresponden a la serie sobre este caso que puede ser consultada en la sección “Entregas Especiales” disponible en www.yucatan.com.mx

Las líneas trazadas

El primer aspecto al que tendrían que dirigir nuestra atención los reportajes del Diario tiene que ver con las líneas que Cetina traza con respecto a otros funcionarios y a personajes vinculados con el gobierno del Estado.

La siguiente cita proviene del reportaje de Hernán Casares: “De acuerdo con el propio Cetina Arjona, el vicefiscal Rafael Pinzón Miguel, quien lo sustituirá provisionalmente a partir del lunes mientras el Congreso elige nuevo fiscal, habría atendido indicaciones del abogado Jorge Carlos Estrada Avilés, esposo de la secretaria general de Gobierno, María Fritz Sierra, para acelerar asuntos de su despacho particular.”

Los reportajes también dan cuenta de la forma en que Cetina Arjona utilizó su puesto para privilegiar asuntos personales y hacer citas de negocios. Por ejemplo, el exfiscal habría actuado como intermediario entre dos de sus clientes: el empresario Rodolfo Rosas, hermano de la secretaria de finanzas del gobierno de Mauricio Vila, y Arturo Millet Reyes. Además, Cetina Arjona está claramente vinculado con Gabriel Guzmán Millet, un empresario acusado de ser parte de una mafia inmobiliaria de Yucatán. Todo este ecosistema merece la revisión e investigación más detallada. Lo importante para efectos de este análisis es que todo lo anterior ocurre bajo el cobijo o gracias a la ignorancia del gobierno del Estado.

¿Cuántos casos así habrá en el actual gobierno? Cetina, recordemos, no fue despedido: se le dio el privilegio de renunciar. El gobernador no ha considerado el tema lo suficientemente relevante como para dar una sola opinión al respecto. La excepción, digna de reconocerse, es la de la secretaria de gobierno María Fritz. Aunque, su declaración fue prácticamente twitteada —cada respuesta en menos de 140 caracteres— y a título personal.

Policía y Fiscalía

El segundo aspecto al que los reportajes del Diario nos obligan a dirigir la mirada es el de la relación entre la Fiscalía General del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública. Estos reportajes dejan ver un aparente conflicto entre el fiscal y el secretario de Seguridad Pública. De acuerdo con Central 9, Cetina Arjona cuestionó el mando de Saidén Ojeda sobre la Policía de Investigación.

Dos asuntos son importantes aquí. El primero es que Cetina acepta abiertamente estar librando una lucha de poder contra el secretario de Seguridad Pública. El segundo es que describe la relación de sumisión que caracterizó a previos fiscales, a pesar de que jerárquicamente esta posición no está subordinada a la Secretaría de Seguridad. Ambos postulados son sumamente preocupantes. Desde luego que la Fiscalía debe ser independiente y no puede estar subordinada al secretario de Seguridad en turno. Pero de una disputa de poder entre ambas instituciones Yucatán solo puede salir perdiendo. La pregunta obligada es: si esto era un secreto a voces, y si había clara evidencia de este conflicto perjudicial, ¿por qué el gobernador no intervino para que cada funcionario cumpliese con lo que por ley le corresponde y para que trabajen en coordinación como por ley tendrían que hacerlo?

A ello tenemos que sumar un asunto documentado por el Diario y por organizaciones de la sociedad civil, que resulta de la mayor relevancia. En la grabación dada a conocer por el Diario de Yucatán se escucha a Cetina quejarse así del secretario de Seguridad Pública por el trato de la policía a los detenidos: “Es que [Luis Felipe Saidén Ojeda] manda mamadas, no respeta, viola todo, detiene, los tiene 14 horas, les rompe la madre, luego me los manda como si fuera flagrancia. Digo, ¡no mames! Cuando son de veras delincuencia organizada, violación, delitos graves, ¡puta, lo que quiera!”.

En lo que va de este año ha habido al menos cuatro casos de personas que son detenidas por la Policía y luego aparecen asesinadas. El reciente caso es el de Osmar, un hombre de 31 años que fue detenido junto con otra persona y que falleció durante su custodia policial para ser trasladado al Ministerio Público (MP). De acuerdo con la revista Proceso, el dictamen de la necropsia que la Fiscalía General del Estado realizó, la causa de la muerte fue “asfixia mecánica por estrangulamiento”, y además su cuerpo presentaba golpes que le fueron infligidos en vida.

A ello hay que sumar que, tal como ha documentado hasta el cansancio Indignación, la tortura en Yucatán es utilizada de forma recurrente por la policía. Estos incidentes son, en el mejor de los casos, tolerados por el gobierno del Estado y, en el peor, avalados directamente. Tal como lo ha reportado Elementa DDHH en Yucatán, la tortura “se aplica como forma de castigo por cometer un delito y no tanto para obtener confesiones”. Cetina Arjona se queja de ello, pero acepta que este “método” es válido en algunos casos. Mientras tanto, el gobierno del Estado sigue pretendiendo que nada ocurre.

El Congreso

Finalmente, los reportajes publicados por el Diario tendrían que ser una invitación, tanto para la prensa como para la ciudadanía, a poner más atención en lo que ocurre en el Congreso del Estado.

Ante los hechos documentados por el Diario, este congreso decidió reconocer la importancia que este tema reviste aprobando un acuerdo sobre el caso de la Fiscalía para que se investigue al exfiscal por lo que ahí se dice, incluida su participación con especuladores de tierras, y a los involucrados en los audios. Pero este “reconocimiento” es en realidad tan ridículo como indignante.

En primer lugar, la bancada del PAN en el Congreso, encabezada por Rosa Adriana Díaz Lizama, votó en contra. No hay manera presentable en que el PAN pueda justificar no avalar, ni siquiera formalmente, una investigación ante hechos documentados y evidentes. ¿“Coincidieron” los diputados panistas, una vez más, con la postura surgida desde el gobierno del Estado? ¿Hay factores adicionales que expliquen esta decisión? En este sentido, no es trivial que un reportaje de inicios de este año en Diario de Yucatán detalla que “en el Registro Público de la Propiedad hay 19 inscripciones de predios a nombre de Rosa Adriana Díaz” y que “su interés por los bienes inmuebles fue más notorio durante su desempeño como senadora.” (19-01-2020).

Por su parte, el interés de los priistas en el Congreso en terminar con la corrupción en la Fiscalía no resulta creíble. La mayoría de estos legisladores, empezando por su líder Felipe Cervera, están identificados con Ivonne Ortega. En este sentido, las “denuncias” de Francisco Torres Rivas, presidente del PRI estatal, son de pena ajena. Además, los implicados en el caso del exfiscal florecieron durante los dos sexenios priistas más recientes.

A ello tenemos que sumar que el acuerdo avalado por el PRI y otros partidos solicita la intervención de la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción, encabezada por José Enrique Goff Ailloud. Una Fiscalía que ha probado, como el Congreso mismo que la avaló, y como otras dependencias autónomas avaladas por ese mismo Congreso —por ejemplo, la Codhey—, ser meras simuladoras de autonomía. En la práctica, el gobernador en turno dicta el son al que baila su bancada y la mayoría de los legisladores y, con ello, por extensión el son al que bailan instituciones como la Fiscalía Anticorrupción o la Codhey.

Finalmente, vale la pena recordar que el exfiscal Cetina Arjona fue el primero nombrado por el Congreso de Yucatán. En teoría, los legisladores y legisladoras que votaron a favor de este nombramiento investigaron y conocieron de antemano la trayectoria de estas personas y su capacidad de independencia. En su momento, Díaz Lizama dijo que “ésta fue una sesión histórica, por primera vez el Congreso elige a un fiscal general y tienen en sus manos no solo garantizar a los yucatecos un fiscal probado, sino también que los convenció como representantes populares.” (31/10/2018).

O bien Díaz Lizama, Felipe Cervera y compañía sabían y fueron cómplices o no hicieron su tarea y se limitaron a levantar dedos. En cualquier caso, son co-culpables del caso Cetina Arjona. Ahora, de nueva cuenta, el Ejecutivo ha propuesto una terna de la que el Congreso extraerá a la persona que sustituya a Cetina Arjona. ¿Cómo se puede esperar algo distinto del mismo procedimiento ejecutado por los mismos actores?

Conclusión

Más allá de la necesidad de reemplazar al fiscal general del Estado, los extraordinarios reportajes publicados por Diario de Yucatán arrojan luz sobre tres aspectos que tendríamos que seguir de cerca: las líneas trazadas por el fiscal y toleradas por el gobierno del Estado, la relación entre la Fiscalía y la SSP y el papel del Congreso en todo este enredo. La historia de Cetina es una de fiscales, pero también una de carnales.

Ante estos hechos, el gobierno del Estado y el Congreso local han respondido como suelen hacerlo. El primero ha guardado silencio, pretendiendo que nada pasa, y el segundo ha simulado acción, pero en los hechos ha mostrado sumisión al primero. En este entorno predemocrático, toca la prensa y a los ciudadanos seguir de cerca los tres aspectos mencionados. — Edimburgo, Reino Unido

Los pequeños grandes pasos de joe biden

El sol ha comenzado a salir en Estados Unidos. Joe Biden alcanzará los votos electorales necesarios para llegar a la presidencia. Además, el Partido Demócrata podría terminar recuperando el Senado -aunque esto todavía está por definirse-.

Hasta hace algunos meses, este escenario hubiese sido festejado con bombo y platillo por cualquiera que repudie a Donald Trump o a su presidencia. Sin embargo, la inminente llegada de Biden a la Casa Blanca ha sido recibida con amargura incluso por parte de quienes rechazan el trumpismo.

En este artículo revisaré las razones detrás de este amargo recibimiento y mostraré que no se sostienen.

No inspiró al electorado Republicano

Una de las razones para recibir el eventual triunfo de Biden con amargura es que, a pesar del pésimo desempeño de Trump, el margen de la victoria del candidato Demócrata sería corto. En este sentido, el reclamo es que no haber “arrasado” en las elecciones muestra su incapacidad de convencer al electorado Republicano.

Empecemos distinguiendo que una cosa es triunfar inobjetablemente en una elección democrática y otra, muy distinta, es arrasar en esta elección. Numéricamente, el triunfo de Biden es inobjetable y no depende de unos cuantos votos en un solo estado; por ende, no hay forma limpia en que Trump y los Republicanos se lo arrebaten de las manos. En contraste, arrasar hubiese implicado barrer a los Republicanos del mapa y llevarse todos los estados realmente disputables -es decir, los que no se encuentran entre los estados llamados “rojos”-.

Pero la expectación del arrase no corresponde con la realidad. Para ver por qué, empecemos notando que arrasar hubiese requerido convencer a muchísimas personas que se identifican como Republicanas a votar este año por el Partido Demócrata. Dado que la mayoría de la gente vota con base en las posiciones de sus candidatos sobre asuntos específicos, y no con base en la persona postulada, para lograrlo Biden hubiese tenido que asumir posiciones con el potencial de aglutinar a Demócratas y Republicanos.

El problema es que 84% de las personas que se identifican como republicanas no creen que el cambio climático sea grave, 89% dicen que el manejo de la pandemia no influyó en el sentido de su voto y 76% considera que la situación económica actual en Estados Unidos es excelente o buena. ¿Cómo puede una agenda centrada en contener la emergencia climática, en atajar con seriedad la pandemia y en la redistribución de recursos convencer a quienes consideran que estos asuntos son irrelevantes?

A lo anterior tenemos que sumar que en Estados Unidos, la forma en que se entiende la realidad está determinada por líneas partidistas. Esto es, Demócratas y Republicanos ven la realidad desde lentes distintas.

Por ejemplo, mientras que 9 de cada 10 personas que se identifican como Republicanos aprueban el desempeño de su presidente, entre quienes se identifican como Demócratas 9 de cada 10 lo reprueban. Esto no es todo, casi la mitad de la población dijo sentirse o preocupada o asustada -sí, asustada- si gana el rival de su candidato.

¿Cómo podía Biden convencer a los electores necesarios para “arrasar” en este contexto? Lo que sí pudo hacer el candidato Demócrata es convencer a una parte suficiente del electorado que votó por Donald Trump de votar por otro candidato este año.

Continuar leyendo en: https://aristeguinoticias.com/0711/opinion/los-pequenos-grandes-pasos-de-joe-biden-articulo/

Donald Trump frente al precipicio

Aunque la suerte todavía no está echada, el favorito para ganar las elecciones presidenciales en Estados Unidos es Joe Biden. Donald Trump se encuentra al borde del precipicio y con un pie en el aire.

De lo anterior no se desprende, sin embargo, que Joe Biden tenga el triunfo en la bolsa. Tal como un pronóstico de The Financial Times deja ver con claridad, los estados que siguen “en el aire” dejan margen para una pelea apretada. Esto es importante, pues Trump no dejará la Casa Blanca sin dar pelea. Dados los amagos del actual presidente, Biden tendría que superar a Trump en el Colegio Electoral por un margen importante para hacer su resultado indisputable.

La duda es: ¿podrá Joe Biden lograr el triunfo incontestable que necesita? Hay cinco tendencias que invitan al optimismo.

Para continuar leyendo: https://aristeguinoticias.com/3110/opinion/donald-trump-frente-al-precipicio-articulo/

« Entradas Anteriores Últimas entradas »