Archivos del autor: asalgadoborge

¿Make America great again, again? Futuro de Trump y del Trumpismo

¿Podrá Donald Trump perpetuarse en el poder? Considerando los antecedentes en Estados Unidos, es sorprendente que ésta sea una pregunta relevante. La duda no es si Trump quiere quedarse en la presidencia a la mala o si lo está intentando, sino si estos intentos le serán suficientes para lograrlo.

Hay al menos tres formas como Trump podría llegar a perpetuarse. Vale la pena revisarlas con el fin de determinar si alguna de éstas es plausible y, por ende, relevante.

A la fuerza

La forma más radical para perpetuarse en el poder es la de un “autogolpe”. Por fortuna, la materialización de esta posibilidad es sumamente remota. De acuerdo con testimonios de militares recabados por periódicos como The New York Times y The Financial Times, en caso de verse confrontados con el dilema de dar su lealtad al presidente o a la Constitución, las jerarquías militares optarían por la Constitución.

Trump tampoco parece contar con el apoyo necesario en los estados para imponer miembros del colegio electoral en sustitución de los que se deriven de las elecciones a través de los congresos locales. De acuerdo con The New York Times, Trump habría planteado esta artimaña legal directamente a sus principales asesores. Sin embargo, a diferencia de lo que ha ocurrido con los senadores republicanos, secretarios de estado locales y legisladores de gobiernos de ese partido no han comprado esta posibilidad y parecen dispuestos a reconocer el claro triunfo de Joe Biden.

Finalmente, Trump tampoco podrá revertir los resultados electorales por la vía de impugnaciones legales. Una y otra vez, las supuestas pruebas a las que han aludido el presidente y sus aliados han sido expuestas como castillos en el aire. Por ejemplo, en un comunicado, funcionarios electorales de distintas entidades afirman que no sólo no hay irregularidades cibernéticas importantes, sino que esta ha sido la elección más segura en ese sentido en la historia de Estados Unidos. Los propios asesores de Trump dicen en privado que no cuentan con evidencias para revertir el resultado y que el presidente ni siquiera tiene una estratega unificada para hacerlo.

Continuar leyendo en: https://aristeguinoticias.com/1411/opinion/make-america-great-again-again-futuro-de-trump-y-del-trumpismo-articulo/

De fiscales y carnales

Diario de Yucatán, 15-11-2020

El periodismo de investigación tiene el potencial de revelar a la ciudadanía lo que las autoridades ocultan o callan. Por ende, este tipo de periodismo es invaluable en una democracia. Esta conclusión es confirmada por la reciente investigación de Diario de Yucatán que expuso las acciones y redes del exfiscal general del Estado Wilbert Cetina Arjona.

Nos encontramos ante una historia de fiscales y carnales. En este artículo argumentaré que hay al menos tres aspectos revelados por estos reportajes en los que tendríamos que enfocar nuestra atención a partir de este momento. Todas las citas sin referencia corresponden a la serie sobre este caso que puede ser consultada en la sección “Entregas Especiales” disponible en www.yucatan.com.mx

Las líneas trazadas

El primer aspecto al que tendrían que dirigir nuestra atención los reportajes del Diario tiene que ver con las líneas que Cetina traza con respecto a otros funcionarios y a personajes vinculados con el gobierno del Estado.

La siguiente cita proviene del reportaje de Hernán Casares: “De acuerdo con el propio Cetina Arjona, el vicefiscal Rafael Pinzón Miguel, quien lo sustituirá provisionalmente a partir del lunes mientras el Congreso elige nuevo fiscal, habría atendido indicaciones del abogado Jorge Carlos Estrada Avilés, esposo de la secretaria general de Gobierno, María Fritz Sierra, para acelerar asuntos de su despacho particular.”

Los reportajes también dan cuenta de la forma en que Cetina Arjona utilizó su puesto para privilegiar asuntos personales y hacer citas de negocios. Por ejemplo, el exfiscal habría actuado como intermediario entre dos de sus clientes: el empresario Rodolfo Rosas, hermano de la secretaria de finanzas del gobierno de Mauricio Vila, y Arturo Millet Reyes. Además, Cetina Arjona está claramente vinculado con Gabriel Guzmán Millet, un empresario acusado de ser parte de una mafia inmobiliaria de Yucatán. Todo este ecosistema merece la revisión e investigación más detallada. Lo importante para efectos de este análisis es que todo lo anterior ocurre bajo el cobijo o gracias a la ignorancia del gobierno del Estado.

¿Cuántos casos así habrá en el actual gobierno? Cetina, recordemos, no fue despedido: se le dio el privilegio de renunciar. El gobernador no ha considerado el tema lo suficientemente relevante como para dar una sola opinión al respecto. La excepción, digna de reconocerse, es la de la secretaria de gobierno María Fritz. Aunque, su declaración fue prácticamente twitteada —cada respuesta en menos de 140 caracteres— y a título personal.

Policía y Fiscalía

El segundo aspecto al que los reportajes del Diario nos obligan a dirigir la mirada es el de la relación entre la Fiscalía General del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública. Estos reportajes dejan ver un aparente conflicto entre el fiscal y el secretario de Seguridad Pública. De acuerdo con Central 9, Cetina Arjona cuestionó el mando de Saidén Ojeda sobre la Policía de Investigación.

Dos asuntos son importantes aquí. El primero es que Cetina acepta abiertamente estar librando una lucha de poder contra el secretario de Seguridad Pública. El segundo es que describe la relación de sumisión que caracterizó a previos fiscales, a pesar de que jerárquicamente esta posición no está subordinada a la Secretaría de Seguridad. Ambos postulados son sumamente preocupantes. Desde luego que la Fiscalía debe ser independiente y no puede estar subordinada al secretario de Seguridad en turno. Pero de una disputa de poder entre ambas instituciones Yucatán solo puede salir perdiendo. La pregunta obligada es: si esto era un secreto a voces, y si había clara evidencia de este conflicto perjudicial, ¿por qué el gobernador no intervino para que cada funcionario cumpliese con lo que por ley le corresponde y para que trabajen en coordinación como por ley tendrían que hacerlo?

A ello tenemos que sumar un asunto documentado por el Diario y por organizaciones de la sociedad civil, que resulta de la mayor relevancia. En la grabación dada a conocer por el Diario de Yucatán se escucha a Cetina quejarse así del secretario de Seguridad Pública por el trato de la policía a los detenidos: “Es que [Luis Felipe Saidén Ojeda] manda mamadas, no respeta, viola todo, detiene, los tiene 14 horas, les rompe la madre, luego me los manda como si fuera flagrancia. Digo, ¡no mames! Cuando son de veras delincuencia organizada, violación, delitos graves, ¡puta, lo que quiera!”.

En lo que va de este año ha habido al menos cuatro casos de personas que son detenidas por la Policía y luego aparecen asesinadas. El reciente caso es el de Osmar, un hombre de 31 años que fue detenido junto con otra persona y que falleció durante su custodia policial para ser trasladado al Ministerio Público (MP). De acuerdo con la revista Proceso, el dictamen de la necropsia que la Fiscalía General del Estado realizó, la causa de la muerte fue “asfixia mecánica por estrangulamiento”, y además su cuerpo presentaba golpes que le fueron infligidos en vida.

A ello hay que sumar que, tal como ha documentado hasta el cansancio Indignación, la tortura en Yucatán es utilizada de forma recurrente por la policía. Estos incidentes son, en el mejor de los casos, tolerados por el gobierno del Estado y, en el peor, avalados directamente. Tal como lo ha reportado Elementa DDHH en Yucatán, la tortura “se aplica como forma de castigo por cometer un delito y no tanto para obtener confesiones”. Cetina Arjona se queja de ello, pero acepta que este “método” es válido en algunos casos. Mientras tanto, el gobierno del Estado sigue pretendiendo que nada ocurre.

El Congreso

Finalmente, los reportajes publicados por el Diario tendrían que ser una invitación, tanto para la prensa como para la ciudadanía, a poner más atención en lo que ocurre en el Congreso del Estado.

Ante los hechos documentados por el Diario, este congreso decidió reconocer la importancia que este tema reviste aprobando un acuerdo sobre el caso de la Fiscalía para que se investigue al exfiscal por lo que ahí se dice, incluida su participación con especuladores de tierras, y a los involucrados en los audios. Pero este “reconocimiento” es en realidad tan ridículo como indignante.

En primer lugar, la bancada del PAN en el Congreso, encabezada por Rosa Adriana Díaz Lizama, votó en contra. No hay manera presentable en que el PAN pueda justificar no avalar, ni siquiera formalmente, una investigación ante hechos documentados y evidentes. ¿“Coincidieron” los diputados panistas, una vez más, con la postura surgida desde el gobierno del Estado? ¿Hay factores adicionales que expliquen esta decisión? En este sentido, no es trivial que un reportaje de inicios de este año en Diario de Yucatán detalla que “en el Registro Público de la Propiedad hay 19 inscripciones de predios a nombre de Rosa Adriana Díaz” y que “su interés por los bienes inmuebles fue más notorio durante su desempeño como senadora.” (19-01-2020).

Por su parte, el interés de los priistas en el Congreso en terminar con la corrupción en la Fiscalía no resulta creíble. La mayoría de estos legisladores, empezando por su líder Felipe Cervera, están identificados con Ivonne Ortega. En este sentido, las “denuncias” de Francisco Torres Rivas, presidente del PRI estatal, son de pena ajena. Además, los implicados en el caso del exfiscal florecieron durante los dos sexenios priistas más recientes.

A ello tenemos que sumar que el acuerdo avalado por el PRI y otros partidos solicita la intervención de la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción, encabezada por José Enrique Goff Ailloud. Una Fiscalía que ha probado, como el Congreso mismo que la avaló, y como otras dependencias autónomas avaladas por ese mismo Congreso —por ejemplo, la Codhey—, ser meras simuladoras de autonomía. En la práctica, el gobernador en turno dicta el son al que baila su bancada y la mayoría de los legisladores y, con ello, por extensión el son al que bailan instituciones como la Fiscalía Anticorrupción o la Codhey.

Finalmente, vale la pena recordar que el exfiscal Cetina Arjona fue el primero nombrado por el Congreso de Yucatán. En teoría, los legisladores y legisladoras que votaron a favor de este nombramiento investigaron y conocieron de antemano la trayectoria de estas personas y su capacidad de independencia. En su momento, Díaz Lizama dijo que “ésta fue una sesión histórica, por primera vez el Congreso elige a un fiscal general y tienen en sus manos no solo garantizar a los yucatecos un fiscal probado, sino también que los convenció como representantes populares.” (31/10/2018).

O bien Díaz Lizama, Felipe Cervera y compañía sabían y fueron cómplices o no hicieron su tarea y se limitaron a levantar dedos. En cualquier caso, son co-culpables del caso Cetina Arjona. Ahora, de nueva cuenta, el Ejecutivo ha propuesto una terna de la que el Congreso extraerá a la persona que sustituya a Cetina Arjona. ¿Cómo se puede esperar algo distinto del mismo procedimiento ejecutado por los mismos actores?

Conclusión

Más allá de la necesidad de reemplazar al fiscal general del Estado, los extraordinarios reportajes publicados por Diario de Yucatán arrojan luz sobre tres aspectos que tendríamos que seguir de cerca: las líneas trazadas por el fiscal y toleradas por el gobierno del Estado, la relación entre la Fiscalía y la SSP y el papel del Congreso en todo este enredo. La historia de Cetina es una de fiscales, pero también una de carnales.

Ante estos hechos, el gobierno del Estado y el Congreso local han respondido como suelen hacerlo. El primero ha guardado silencio, pretendiendo que nada pasa, y el segundo ha simulado acción, pero en los hechos ha mostrado sumisión al primero. En este entorno predemocrático, toca la prensa y a los ciudadanos seguir de cerca los tres aspectos mencionados. — Edimburgo, Reino Unido

Los pequeños grandes pasos de joe biden

El sol ha comenzado a salir en Estados Unidos. Joe Biden alcanzará los votos electorales necesarios para llegar a la presidencia. Además, el Partido Demócrata podría terminar recuperando el Senado -aunque esto todavía está por definirse-.

Hasta hace algunos meses, este escenario hubiese sido festejado con bombo y platillo por cualquiera que repudie a Donald Trump o a su presidencia. Sin embargo, la inminente llegada de Biden a la Casa Blanca ha sido recibida con amargura incluso por parte de quienes rechazan el trumpismo.

En este artículo revisaré las razones detrás de este amargo recibimiento y mostraré que no se sostienen.

No inspiró al electorado Republicano

Una de las razones para recibir el eventual triunfo de Biden con amargura es que, a pesar del pésimo desempeño de Trump, el margen de la victoria del candidato Demócrata sería corto. En este sentido, el reclamo es que no haber “arrasado” en las elecciones muestra su incapacidad de convencer al electorado Republicano.

Empecemos distinguiendo que una cosa es triunfar inobjetablemente en una elección democrática y otra, muy distinta, es arrasar en esta elección. Numéricamente, el triunfo de Biden es inobjetable y no depende de unos cuantos votos en un solo estado; por ende, no hay forma limpia en que Trump y los Republicanos se lo arrebaten de las manos. En contraste, arrasar hubiese implicado barrer a los Republicanos del mapa y llevarse todos los estados realmente disputables -es decir, los que no se encuentran entre los estados llamados “rojos”-.

Pero la expectación del arrase no corresponde con la realidad. Para ver por qué, empecemos notando que arrasar hubiese requerido convencer a muchísimas personas que se identifican como Republicanas a votar este año por el Partido Demócrata. Dado que la mayoría de la gente vota con base en las posiciones de sus candidatos sobre asuntos específicos, y no con base en la persona postulada, para lograrlo Biden hubiese tenido que asumir posiciones con el potencial de aglutinar a Demócratas y Republicanos.

El problema es que 84% de las personas que se identifican como republicanas no creen que el cambio climático sea grave, 89% dicen que el manejo de la pandemia no influyó en el sentido de su voto y 76% considera que la situación económica actual en Estados Unidos es excelente o buena. ¿Cómo puede una agenda centrada en contener la emergencia climática, en atajar con seriedad la pandemia y en la redistribución de recursos convencer a quienes consideran que estos asuntos son irrelevantes?

A lo anterior tenemos que sumar que en Estados Unidos, la forma en que se entiende la realidad está determinada por líneas partidistas. Esto es, Demócratas y Republicanos ven la realidad desde lentes distintas.

Por ejemplo, mientras que 9 de cada 10 personas que se identifican como Republicanos aprueban el desempeño de su presidente, entre quienes se identifican como Demócratas 9 de cada 10 lo reprueban. Esto no es todo, casi la mitad de la población dijo sentirse o preocupada o asustada -sí, asustada- si gana el rival de su candidato.

¿Cómo podía Biden convencer a los electores necesarios para “arrasar” en este contexto? Lo que sí pudo hacer el candidato Demócrata es convencer a una parte suficiente del electorado que votó por Donald Trump de votar por otro candidato este año.

Continuar leyendo en: https://aristeguinoticias.com/0711/opinion/los-pequenos-grandes-pasos-de-joe-biden-articulo/

Donald Trump frente al precipicio

Aunque la suerte todavía no está echada, el favorito para ganar las elecciones presidenciales en Estados Unidos es Joe Biden. Donald Trump se encuentra al borde del precipicio y con un pie en el aire.

De lo anterior no se desprende, sin embargo, que Joe Biden tenga el triunfo en la bolsa. Tal como un pronóstico de The Financial Times deja ver con claridad, los estados que siguen “en el aire” dejan margen para una pelea apretada. Esto es importante, pues Trump no dejará la Casa Blanca sin dar pelea. Dados los amagos del actual presidente, Biden tendría que superar a Trump en el Colegio Electoral por un margen importante para hacer su resultado indisputable.

La duda es: ¿podrá Joe Biden lograr el triunfo incontestable que necesita? Hay cinco tendencias que invitan al optimismo.

Para continuar leyendo: https://aristeguinoticias.com/3110/opinion/donald-trump-frente-al-precipicio-articulo/

Movimiento cortesano

El paso de Ivonne Ortega a Movimiento Ciudadano tendrá efectos importantes en la arena de partidos local. En este artículo revisaré las amenazas y oportunidades que este movimiento representa para los principales partidos en Yucatán.

Movimiento Ciudadano

Para determinar si Movimiento Ciudadano sale ganando o perdiendo con la llegada de Ivonne Ortega, es preciso hacer una distinción preliminar.

(1) Si la meta de MC es obtener más votos en las próximas elecciones, entonces seguramente este partido saldrá ganando. Esto, sin embargo, no se debe a la “popularidad” de Ortega. En realidad, lo que la exgobernadora llevará consigo a su nuevo refugio es toda una “estructura territorial” que depende de ella. Esta estructura sin duda sumará algunos puntos porcentuales a donde quiera que se mueva.

El término “estructura territorial” es, desde luego, un eufemismo. Este término se suele utilizar para hacer socialmente presentable la referencia a los grupos clientelares de una persona o partido o a su capacidad de acarreo; es decir, para referirse a los cortesanos de cada político o partido. De esta forma, la “estructura territorial” de Ortega está constituida por toda la gente que se ha beneficiado o espera beneficiarse de sus acciones en política y por todas las personas que esta gente puede, a cambio de dádivas, llevar a las urnas.

En este sentido, si lo que las personas que deciden en Movimiento Ciudadano es sumar puntos porcentuales a como de lugar, entonces el movimiento cortesano de Ortega representará para ellos un gran triunfo.

(2) Ahora bien, si la meta de los dirigentes de MC es construir un partido que represente una alternativa real a las opciones existentes, entonces la incorporación de Ortega constituye un error garrafal. Rodeados por los grupos clientelares y la capacidad de acarreo de Ortega, ¿cómo venderán la idea de que son una opción “ciudadana”? Con la figura de la exgobernadora detrás, ¿cómo podrán alegar las candidatas y candidatos de ese partido que buscan combatir la corrupción?

Además, esta decisión tira a la basura el posicionamiento de MC como una opción progresista en materia de derechos humanos en Yucatán; un posicionamiento que, con todos sus defectos, las dos actuales diputadas locales de MC lograron para su partido. ¿Qué va a decir Movimiento Ciudadano a todas las personas, particularmente las más jóvenes, que les voltearon y aplaudieron a ver cuando defendieron el matrimonio igualitario que Ortega bloqueó hasta el cansancio?

En consecuencia, en términos de proyecto, la llegada de Ortega a Movimiento Ciudadano representará la pérdida de las pocas posibilidades que algún día tuvo este partido de ser una alternativa real al PAN y al PRI en el estado.

El PRI

La salida de Ortega del PRI no es nueva. Sin embargo, mientras no hubo definición del futuro de esta exgobernadora su “estructura territorial” estuvo en una suerte de limbo.

Pero para las priistas y los priistas cercanos a Ortega, el momento de la definición ha llegado. Es previsible que buena parte de este contingente siga a su líder y deje por ende al PRI. Este partido tiene, por ende, dos opciones sobre la mesa.

(1) Si el PRI busca meramente ganar elecciones, entonces la salida de este contingente representa una muy mala noticia. Guste o no Ortega, la exgobernadora ha controlado el PRI local durante los últimos años -los resultados están a la vista-. En consecuencia, tanto Ortega como sus cercanos tienen información y redes al interior de este partido tan profundas como extensas. Incluso el dirigente actual del PRI es una persona incondicional de Ortega. La desestabilización que esto implica para el PRI difícilmente puede subestimarse.

Además, por los motivos explicados arriba, cada punto porcentual que gane Movimiento Ciudadano será un punto que pierda el PRI. Sin los recursos de los que gozó durante años, y sin la gubernatura y sin la presidencia en sus manos, el PRI tendrá que navegar cuesta arriba para recuperar los puntos perdidos. Guste o no Ivonne Ortega, no es exagerado decir que su paso a Movimiento Ciudadano es uno de los desprendimientos más importantes en la historia del PRI local.

(2) Para el PRI, sin embargo, la salida de Ortega y su movimiento cortesano representa una inmejorable oportunidad de renovación y de desintoxicación. Sería ingenuo pensar que las personas o grupos que responden a esta exgobernadora -es decir, a sus aliados-  al interior de este partido no pondrán sus recursos e información al servicio de Ortega. En consecuencia, la única opción disponible es reemplazarlos o darles las gracias, sin importar su posición actual o su “estirpe priista”.

Este giro abre la puerta al surgimiento de personajes distintos al arquetipo de priista rupestre que ha sido la imagen de este partido durante los últimos años. También permite replantear la forma en que el PRI concibe su función y proyecto de gobierno. Desde luego, el PRI tiene una amplia experiencia no haciendo ninguna de estas cosas, y su dirigencia nacional no parece ser la excepción en este sentido.

El PAN

(1) De inicio, el gran ganador del paso de Ortega a Movimiento Ciudadano es el PAN, pues su principal rival electoral, el PRI, llegará a las próximas elecciones con una “estructura” fisurada y canibalizada. En algunos lugares, parte los votos que esta “estructura” implica se dividirá en dos “PRIs”. Y con el gobierno del estado en sus manos, y con el uso meramente clientelar que este gobierno ha dado a la Secretaría de Desarrollo Social, el PAN está en posición de aprovechar esta fractura.

A ello hay que sumar que, en una suerte de efecto cucaracha, algunas personas pueden buscar dar el salto del barco del PRI al barco del PAN con tal de mantenerse con vida políticamente. Aunque los panistas locales se rasgan las vestiduras ante el mismo fenómeno cuando este se da entre el PRI y Morena, en Yucatán ciertamente esto no les ha incomodado en lo más mínimo cuando lo viven en carne propia. En el gobierno local abundan funcionarios priistas sin méritos técnicos y el PAN, con tal de ganar, ha postulado sin mayor reserva a fisuras del PRI a alcaldías tan importantes como Progreso.

(2) Pero el PAN podría perder a lago plazo. Si todo sigue su curso actual, en 2024 Movimiento Ciudadano podría buscar la presidencia de México en mancuerna con el PAN y con el PRI.

Es decir, en menos de cuatro años podríamos ver a los panistas locales caminando de la mano con Ivonne Ortega. Esta imagen es claramente impresentable, por lo que es previsible que se busque ocultar a toda costa. Sin embargo, buena parte del público y de la militancia panista sin duda tendrán la capacidad de notarlo y de indignarse.

Morena

En Yucatán, Movimiento Ciudadano ha sido el único partido que mínimamente ha defendido causas identificadas con la izquierda. La llegada de Ivonne Ortega a MC no cambiará el discurso de este partido, pero sí le restará la poca o mucha credibilidad que ha ganado. Morena podría aprovechar esta situación para tomarse en serio su papel y finalmente ondear las banderas que en teoría le corresponden.

Para desgracia de la izquierda partidista local, nada parece indicar que este vaya a ser el caso. Morena en Yucatán está poblado por personajes impresentables y las personas que ha llevado al Congreso le representan de cuerpo completo. Ejemplo de ello es el sentido de sus votos o el desempeño de diputados como Miguel Candila. Decir que Candila es una caricatura sería injusto, pues hay caricaturas buenas.

Conclusión

El paso de Ivonne Ortega a Movimiento Ciudadano tendrá efectos importantes en la arena de partidos local. En este artículo he planteado las amenazas y oportunidades que esta incorporación tendrá para los principales partidos en Yucatán. Pronto será claro cómo han reaccionado estos partidos ante este movimiento cortesano y, por ende, cuáles son sus prioridades.

El gol del Papa Francisco

Uno de los goles más famosos en la historia del futbol es el anotado, con la mano, por Diego Armando Maradona en la Copa Mundial de 1986. El gol de Maradona permitió a Argentina derrotar a Inglaterra y avanzar a la siguiente fase de ese torneo. Cuando se preguntó a Maradona sobre su gol dijo que lo había marcado “un poco con la cabeza y un poco con la mano de Dios”.

Algunas de las ideas que el Papa Francisco expresa en el documental “Francesco” han dado la vuelta al mundo. Para algunas personas sus declaraciones, particularmente las relacionadas con su apoyo a las uniones civiles entre personas del mismo sexo, tendrán consecuencias inusitadas. Para otras, lo expresado por el Papa será inconsecuente.

En realidad, con la difusión de sus ideas en este documental, el Papa ha anotado un gol análogo al de Maradona en dos sentidos: lo ha conseguido “un poco con la cabeza y un poco con la mano de Dios” y ha hecho avanzar a su equipo.

Para continuar leyendo: https://aristeguinoticias.com/2410/opinion/el-gol-del-papa-francisco-articulo/

¿las redes sociales cesuran?

Las extraordinarias medidas tomadas recientemente por las principales redes sociales para combatir la desinformación tendrán un efecto positivo a corto plazo. Sin embargo, cuando se revisa con cuidado el origen y la implementación de estas medidas se revela un conflicto que todavía está muy lejos de solucionarse.

Facebook, Twitter y Youtube, las redes sociales más influyentes en el mundo, han anunciado acciones independientes sin precedentes para restringir publicaciones problemáticas, como las campañas anti-vacunas, las teorías de conspiración relacionadas con QAnon y la desinformación política, particularmente aquella que tiene el potencial de incidir en procesos electorales.

Esta redada ha sido fuertemente criticada por algunos grupos o usuarios que se han visto afectados. Dos elementos comunes son identificables en su crítica.

El primero es que la queja suele ser una y la misma: las redes están discriminando directamente en contra de grupos específicos que suscriben las ideas representadas en los contenidos bloqueados. La pregunta que representa a esta queja es, “¿por qué a nosotros sí se nos censura y a otros grupos no?”

El segundo es que, si bien las causas que los grupos afectados atribuyen a la censura varían, éstas se suelen enredar alrededor de un eje común: el reclamo de que hay una motivación oscura e inconfesable detrás de la restricción de ciertos contenidos. Este reclamo se ve representado en la pregunta, “¿quién será la mano que mece la cuna detrás de la decisión de censurarnos?”

Para continuar leyendo: https://aristeguinoticias.com/1710/opinion/las-redes-sociales-censuran-articulo/

¿Con licencia para matar?

Diario de Yucatán, 18-10-2020

José Santiago Medina Naal, un hombre humilde con una enfermedad mental querido por sus familiares y vecinos, fue detenido por la Policía de Yucatán y luego apareció muerto. Es la cuarta ocasión en que se le acusa a un elemento de la SSP de cometer homicidio en 2020. El gobierno de Mauricio Vila ha guardado silencio y nadie ha sido castigado.

La nota de Gabriel Chan en Diario de Yucatán sintetiza este patrón con claridad. “En este año es la cuarta ocasión que se le acusa a un elemento de la SSP de cometer homicidio. El primero fue el caso de Gaspar Sulub Cimé, detenido en Progreso y quien murió a bordo de una unidad de la policía. También está el caso del joven que fue atropellado por una camioneta de la SSP en la vía Mérida-Tixkokob; el caso de Ronald Richmond Díaz, cuyo cuerpo fue torturado y colgado en la carretera Xoy-Chacsikín para simular un suicidio y ahora el caso de “La Cuca”. En ninguno de los casos hubo policías detenidos” (“Diario de Yucatán”, 10/10/2020).

La muerte de José Santiago es profundamente dolorosa para todos sus seres queridos. Pero también lo es para Yucatán en su conjunto. Y es que estamos ante una clara tendencia. Si un mismo individuo fuera el sospechoso de cometer estos asesinatos, se estaría hablando de un asesino serial. En este caso, la serie de homicidios se atribuye a elementos que forman parte de y representan a una misma institución que, a su vez, forma parte de y representa a un mismo gobierno.

En este artículo argumentaré que tanto los hechos como el silencio y complicidad del gobierno del estado ante éstos, son tan problemáticos como inaceptables.

LOS HECHOS

Empecemos enfocándonos en los hechos. Lo ocurrido obliga a plantear el siguiente dilema:

(a) o bien el gobierno repudia la idea de que algunos elementos de la SSP hayan asesinado a personas detenidas, pero admitirlo sería evidencia de que ha perdido el control sobre algunos de sus policías, (b) o el gobierno está de acuerdo con que algunos asesinatos son por parte algunos elementos de la SSP a personas detenidas son aceptables como “daños colaterales” y no quiere confesarlo.

El primer cuerno de este dilema -(a)- sería una pésima noticia. Si este fuera el caso, Yucatán estaría avanzando en la ruta de descomposición que hemos visto en otros estados. En otras entidades del país, como el Estado de México, Michoacán o Guerrero, es común que algunos elementos de cuerpos policiacos operen independientemente como agentes criminales.

Esto es posible, en gran medida, por la impunidad de la que disfrutan. A su vez, esta impunidad, al menos en parte de los casos, es producida por la virtual anarquía que impera en las corporaciones de seguridad. En ocasiones, la batalla de los gobiernos estatales comienza por controlar las propias corporaciones que, en teoría tendrían que ser disciplinadas e incondicionales.

El segundo cuerno del dilema -(b)- también sería una pésima noticia. La idea de que violaciones de derechos humanos, incluyendo tortura que deriva en asesinatos, son un aspecto colateral de una estrategia de seguridad efectiva no sólo es inaceptable ética y legalmente, sino que evidencia la urgencia de reformar la estrategia vigente.

Asesinar a detenidos, culpables o inocentes, no es ni necesario ni suficiente para combatir al crimen. Por ejemplo, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto hubo masacres donde lo mismo presuntos criminales que personas sin esta presunción fueron asesinadas. Pero esto no fue suficiente para terminar con el crimen en el país. Por otra parte, lugares donde estas tácticas son inadmisibles -como Dinamarca, Escocia o Nueva Zelanda- cuentan con una seguridad envidiable; esto es, los asesinatos de parte de agentes policiacos no son necesarios para mejorar o garantizar la seguridad de un territorio.

Cuando se trata de explicar la serie de posibles asesinatos a manos de algunos agentes policiacos, tanto la posibilidad de una pérdida de control sobre la totalidad de los elementos policiacos como la posibilidad de violaciones a derechos humanos que, accidental o intencionalmente, se derivaron en muertes, son francamente preocupantes.

SILENCIO Y COMPLICIDAD

Hay un segundo elemento para revisar en esta tendencia: el silencio del gobierno estatal ha guardado en cada uno de los casos.

La estrategia del gobierno estatal ha sido barrer los hechos bajo el tapete. Esta estrategia probablemente le sería suficiente en ausencia de prensa independiente, de redes sociales y de un creciente grupo de personas jóvenes interesadas en la cosa pública. Pero claramente no aplica en el Yucatán de 2020. Prueba de ello es la cobertura que el Diario y algunos medios emergentes han dado a este tema, la cantidad de veces que se ha compartido la nota en redes sociales y la presión palpable de distintas organizaciones o individuos empiezan.

Estoy convencido de que en Yucatán son muchos más las y los policías que actúan institucional y humanamente que quienes hacen lo contrario. Es un hecho que la policía local sigue gozando de una confianza mayor que la que gozan corporaciones análogas en otros estados. El silencio del gobierno estatal -y también el de cámaras empresariales y partidos políticos de oposición- ante los crímenes cometidos por un puñado de malos policías lastima profundamente la buena labor de las y los policías que asumen íntegramente un compromiso con su indispensable trabajo.

Contrastemos dos posibles reacciones ante lo ocurrido.

Opción (a): Silencio; es decir, complicidad y encubrimiento.

Opción (b): mensaje del gobernador en conjunto con el secretario de seguridad pública: “Policía 1, policía 2 y policía 3 han cometido un crimen abominable e impermisible para el actual gobierno. Han sido retirados inmediatamente de sus cargos y, están detenidos y bajo investigación. Daremos avances semanales del proceso legal en su contra. La población puede estar segura de que estos elementos no representan a su corporación ni al gobierno estatal. Nuestro compromiso es que esto jamás se repita”.

¿Cuál de estas opciones realimente protege la labor de las y los buenos policías? Claramente la respuesta a esta pregunta es (b). El silencio y el encubrimiento terminan sembrando en el público la sospecha de que no son un solo puñado de manzanas las que están podridas, sino que lo que está descompuesto es toda la canasta. Con su reacción, el gobierno del estado lastima a la SSP, a sus buenos elementos y a la confianza que tiene éstos tiene la ciudadanía.

Además, con esta reacción el gobierno estatal manda el mensaje de que la seguridad pública está divorciada de la democracia. Y con ello, le resta legitimidad ante la ciudadanía. En una democracia, a cualquier gobierno se le debe exigir permanentemente transparencia y rendición de cuentas de todas sus acciones. Cuando un gobierno acepta las reglas democráticas, éste no espera a que se le reclame para dar explicaciones racionales. Es fácil ver que lo anterior es aún más relevante cuando lo que está en juego son vidas humanas.

Finalmente, al optar intencionalmente por el silencio y el encubrimiento, el gobierno estatal se vuelve cómplice de los hechos que pretende ocultar y, con ello, hace cómplices involuntarios a todas las personas dentro de su estructura que conocen lo ocurrido pero que no pueden expresarlo.

CONCLUSIÓN

José Santiago Medina Naal apareció muerto después de ser golpeado y detenido por agentes de la policía local. Es la cuarta ocasión en el año que se acusa a elementos de la SSP de cometer homicidio. En este artículo he argumentado que esta cadena de eventos obliga a enfrentar un dilema: o bien el gobierno a perdido control de sus policías o el gobierno está de acuerdo con la utilización institucional con los métodos que algunos utilizan. Ambas opciones son claramente problemáticas y equivalen a dar licencia libre para matar.

Pero el silencio y el encubrimiento del gobierno estatal ante estos hechos es también problemático, pues contamina la labor de todas las buenas y buenos policías generando pérdida de confianza el la SSP, divorcia a la policía de la ciudadanía y hace cómplices involuntarios a las personas e instituciones que supuestamente protege.

Esto es, si el gobierno del estado realmente busca proteger a las yucatecas y a los yucatecos, debe cuidar primero a su policía. Y para proteger a su policía, debe cortar de tajo la cadena homicidios de la que se acusa a algunos elementos, actuar democrática y transparentemente y proceder legalmente contra todas las personas implicadas en estos hechos. Sólo así el gobierno el estado puede mostrar su real compromiso con la seguridad y con las personas encargadas de protegerla.

La vertiginosa expansión de QAnon (y por qué es importante)

QAnon es una amplia y gelatinosa macroteoría de conspiración surgida en internet en 2017; un paraguas que cubre una colección de teorías conspirativas en apariencia inconexas en cualidad, espacio o tiempo.

Dentro de este revoltijo se incluyen lo mismo teorías de conspiración sexuales y tecnológicas; supuestas conspiraciones que han circulado por siglos y teorías que han surgido recientemente; teorías estadounidenses y teorías globales o regionales.

Para continuar leyendo: https://aristeguinoticias.com/0310/opinion/la-vertiginosa-expansion-de-qanon-y-por-que-es-importante-articulo/

« Entradas Anteriores