Astrocapitalismo

SinEmbargo, 05-06-2020

El Falcon 9 despegó de Florida con una misión principal: llevar a dos astronautas a la Estación Espacial Internacional. Con este cohete, se elevaron también las emociones de millones de personas que siguieron y celebraron este evento. Hay tres razones principales detrás de este fenómeno. Las tres, a mi juicio, están relacionadas con el astrocapitalismo, una tendencia en la exploración espacial que amerita ser revisada.

¿Gran Salto?

Para algunas personas, el despegue del Falcon 9 fue digno de celebración porque este hecho representa un gran salto en la exploración espacial. Incluso hubo quienes llegaron a comparar su sentir con el que experimentaron cuando Neil Armstrong pisó por primera vez la superficie de la luna.[1] Este tipo de paralelismos tienen poco sentido. Y es que la semana pasada, en términos de alcance, la humanidad no dio algún paso adicional a los que ya antes había dado. Hasta 2011, los viajes a la Estación Espacial Internacional eran regulares y, por lo mismo, pasaban prácticamente desapercibidos para el público.

Lo que realmente acaparó la atención de tantas personas la semana pasada fue el hecho de que los astronautas viajaran, por primera vez, en un cohete elaborado por la compañía privada SpaceX; una empresa promete privatizar exitosamente los viajes espaciales. Por ponerlo en términos de un extasiado comentarista, “el éxito de SpaceX es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad… en los tiempos en que Estados Unidos debate los méritos del socialismo, SpaceX nos ha dado un testimonio increíble del poder de la empresa libre estadounidense”.[2] Bienvenidos entonces al astrocapitalismo.

Pero esta euforia astrocapitalista ignora por completo el contexto del que ha surgido este fenómeno. En realidad, la alianza del Gobierno estadounidense con SpaceX representa el último clavo en el ataúd de un proyecto de cooperación internacional moribundo. En 1967, 90 países firmaron el “Tratado del Espacio Exterior”.

Este tratado especifica en su primer artículo que “la exploración espacial tendría que ser llevada a cabo en beneficio de todos los Estados, sin importar su grado de desarrollo económico o científico, y que el espacio tendría que ser provincia de toda la humanidad”.

En otras partes del acuerdo se menciona que “las naciones deben promover la cooperación” en la investigación del espacio y que las naciones firmantes deben considerar, en aras de la igualdad, cualquier solicitud de otras naciones a observar las condiciones de los vuelos al espacio.[3]

El 1970 se intentó dar un paso adicional para hacer el alcance del tratado más claro. Se propuso establecer que el espacio sería “herencia común para toda la humanidad”. Esto implicaba un bloqueo efectivo a la posibilidad de trasladar la comercialización de lo público en la Tierra al espacio. Todos los seres humanos, por el hecho de ser humanos, tendrían derecho a acceder al conocimiento u oportunidades derivadas de la exploración del espacio.

Sin embargo, este intento fue percibido como “socialista” y terminó por ende bloqueado por intereses poderosos. Esta tendencia dio un giro de 180 grados cuando, más adelante, el congreso de Estados Unidos aprobó una ley que busca asegurar que ese país pueda mantenerse como el líder en el “comercio global espacial” y que faculta a su gobierno a interpretar al tratado de forma que minimice las regulaciones y obligaciones que de éste se derivan.[4]

Recurrir a SpaceX, una empresa privada, es una forma de evitar colaborar con otras naciones y de empezar una batalla de intereses económicos en el espacio. O, por ponerlo en términos más claros, su alianza con empresas privadas, en lugar de hacerlo con otros países, es el último paso de Estados Unidos en su intento de mandar al proyecto de cooperación y a la idea de una “herencia común para toda la humanidad” efectivamente al carajo. En este sentido lo ocurrido la semana pasada en Florida es sí que es un gran paso, pero uno hacia atrás.

Para continuar leyendo: https://www.sinembargo.mx/05-06-2020/3798401

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s