George Floyd en Yucatán: asfixias paralelas

Diario de Yucatán, 31-05-2020.

Un agente de la policía de Minneapolis, Estados Unidos, asesinó esta semana, a la vista de todos, a George Floyd, un ciudadano afroamericano sometido y desarmado. El hecho fue grabado en video por distintas personas que pasaban por el sitio. Este evento producido protestas masivas en Minneapolis y en otras ciudades de nuestro vecino del norte. También ha generado, con razón, rabia e indignación en todo el mundo, Yucatán incluido. En este artículo revisaré el caso de George Floyd y propondré que mirarlo en paralelo a casos locales pueden revelarnos importantes asfixias en nuestro estado.

Paralelo 1: las asfixias de George y de Gaspar Avelino

(1) Estados Unidos. George Floyd pagó en una tienda de conveniencia con un billete falso de $20 dólares. El encargado de la tienda intentó obtener los cigarros de vuelta, pero no tuvo éxito. Siguiendo el protocolo, llamó a la policía. Poco después agentes llegaron al lugar para encontrar a Floyd dentro de su automóvil y aparentemente bajo los efectos del alcohol. Según los agentes Floyd no quiso salir voluntariamente de su vehículo.

Lo que siguió es demoledor. Los policías esposaron a Floyd y lo sometieron en el suelo. Uno de ellos, Derek Chauvin, se inclinó y presionó, usando toda su fuerza, el cuello del hombre afroamericano con su rodilla. Floyd, claramente desesperado y al borde de la asfixia, sollozó por su madre, suplicó y dijo en repetidas ocasiones que no podía respirar. Seis minutos después, Floyd perdió el conocimiento. Pero ni así retiró Chauvin su rodilla del cuello del hombre inerte acostado en el pavimento. Chauvin siguió presionando su cuello durante casi tres minutos después de que el hombre había dejado de moverse.

(2) Yucatán. Gaspar Avelino Sulub Cimé fue detenido por policías locales. Gaspar Avelino se negó a la detención, “pero lo sometieron a golpes y después lo subieron a una patrulla y lo trasladaron a Mérida, horas después oficiales de la SSP informaron que murió por infarto.” (Diario de Yucatán, 26/02/2020).

Tras las protestas de la familia y tras la cobertura mediática al caso, la Fiscalía del Estado tuvo que reconocer que Gaspar Avelino falleció de asfixia mecánica por broncoaspiración -una accidental de líquidos por las vías respiratorias-. De acuerdo con la autopsia, el hombre fue torturado, molido a golpes y sufrió un traumatismo craneoencefálico (Diario de Yucatán, 04/03/2020).

La comparación de estos dos casos ayuda a notar que eventos muy similares al ocurrido en Estados Unidos y que ha indignado a muchas personas en Yucatán, ocurren con claridad y contundencia en nuestro estado. Sin embargo, el tamaño de la reacción en redes sociales no es proporcional; pareciera que, por algún motivo, los casos locales son menos llamativos. Aclaro que de ninguna forma estoy criticando la molestia e indignación en Yucatán por el caso de Floyd. Lo único que pretendo señalar aquí es que es importante revisar qué nos ha llevado a esta asimetría.

Una posible explicación pasa por notar el hecho de que el asesinato de George Floyd haya sido grabado en video, mientras que el de Gaspar Avelino no fue registrado en ese formato. Otra explicación podría ser el contraste entre la abundancia de medios independientes en Estados Unidos y su escasez Yucatán. Finalmente, también podría haber personas que por algún motivo creen que la población maya es más invisible o menos digna de ser defendida que la población afroamericana. Dejo estas opciones sobre la mesa. Lo importante aquí es reconocer que estamos ante herramientas reales en las que tendríamos que poner atención y trabajo.

Paralelo 2: asfixias institucionales

(1) Estados Unidos. La indignación y protestas que se han desatado a partir del caso de George Floyd no se explican si no se considera la notable violencia que sistemáticamente ejerce la policía en ese país contra su población afroamericana. El sesgo y el racismo policiaco en aquel país están perfectamente documentados y en buena parte de los casos los policías implicados quedan impunes. Por increíble que parezca, a pesar de la evidencia, el policía que asfixio a Floyd inicialmente fue meramente “separado” de su cargo. Fue sólo después de las protestas que el hombre fue arrestado.

La magnitud de las protestas no se entiende si no se considera este contexto. Y es que el uso excesivo de violencia de las policías en Estados Unidos contra la comunidad afroamericana, incluidos los asesinatos a personas desarmadas, suele quedar impune. Además, la repetida súplica de Floyd sobre su imposibilidad de respirar trajo de vuelta la memoria del caso de Eric Garner, un afroamericano asesinado por la policía de Nueva York en 2014 cuyas últimas palabras fueron justamente “no puedo respirar”. La frase se ha convertido en una metáfora para la forma en que las policías en aquel país asfixian con su comportamiento sesgado y racista a la población afroamericana-.

Pero también de la forma en que las instituciones en general impiden a esa comunidad otras formas de respiración. Por ejemplo, la población afroamericana está subrepresentada en las universidades y escuelas y en puestos directivos. Lo que es peor, desde 1980 no hay una tendencia positiva en ese sentido. Además, esta población tiene altos índices de marginación y pobreza, lo que hace que la Covid-19 le esté afectando desproporcionalmente. Es decir, Estados Unidos no ha podido o no ha querido cerrar esta brecha y saldar su deuda histórica con las personas negras.

(2) Yucatán. Por desgracia, el caso de que Gaspar Avelino no es único. De acurdo con un informe reciente de DDHH Elementa” en colaboración con el Centro de Estudios de Derechos Humanos de la Uady, en Yucatán la tortura policial es “institucionalizada”; es decir, es habitual, permitida y alentada. 

La internacionalmente reconocida organización local “Indignación” ha denunciado y reportado detalladamente estas prácticas. Pero también organizaciones globales también han dado cuenta de ello. Por ejemplo, Amnistía Internacional ha reportado detenciones arbitrarias, golpes y amedrentamiento que fueron denunciados ante la Fiscalía del estado, sin avances en su investigación (Diario de Yucatán, 24/10/2019). La mayoría de las víctimas de estas prácticas son personas de origen maya o que viven en la marginación y en la pobreza. Es decir, análogamente a lo que ocurre en Estados Unidos, en Yucatán la policía “sofoca” o “asfixia” a las personas mayas o más pobres.

Esto no es todo. La “asfixia” institucional se extiende, como ocurre con los afroamericanos, a subrepresentación dolorosa que a los gobiernos parece tenerles sin cuidado. En nuestro estado, alrededor de la mitad de la población es maya; pero esto no se ve reflejado en instituciones, universidades, puestos directivos o en la arena política.  Tampoco hay políticas bien planeadas y decididas para corregir esta injusticia. En este sentido, lo que ocurre a los mayas en Yucatán es más grave que lo que ocurre a los afroamericanos en Estados Unidos: en nuestro estado el tema ni siquiera es abordado directamente por las personas que dicen representar los intereses de la mayoría.

Paralelo 3: asfixias sociales.

(1) Estados Unidos. La población afroamericana ha sido históricamente discriminada y marginada. El racismo persiste en algunos sectores y algunos grupos ultraconservadores, como los nacionalistas blancos o la alt-right, se refieren explícitamente a esta población   con desprecio. Sin embargo, las protestas masivas muestran que esta situación podría haber alcanzado su punto de quiebre. Personas de todas las edades y origenes han salido a las calles a exigir, con toda la fuerza que el caso amerita, el fin de la asfixia institucional las personas negras. Con ello, la sociedad ha inyectado oxígeno invaluable a la población afroamericana.

(2) Yucatán. Por desgracia, nada similar está ocurriendo en Yucatán con la población maya. En términos generales, nuestra sociedad sigue sin reconocer que consciente o inconscientemente sofoca cotidianamente a estas personas. Y lo hace, para ser exactos, principalmente por la vía de la inacción; esto es, volviéndolas invisibles, dejando de ofrecerles su solidaridad irrestricta o despreciando su legítimo derecho a estar furiosos y a reclamar abiertamente, con toda la fuerza necesaria, a las autoridades que tendrían que corregir las asimetrías. No es ninguna casualidad que mientras más se baje en la escalera socioeconómica más proporción de mayas se encuentren. Tampoco lo es que las profesiones peor pagadas o las que implican más sacrificio sean las más ocupadas por personas mayas. Por ponerlo en términos más claros, pensar que la población maya tiene una “natural vocación de servicio” a la población no maya es contribuir a su asfixia.

Conclusión.

A muchas personas yucatecas, el caso de George Floyd ha abierto, de par en par una ventana por la que se puede mirar las formas en que Estados Unidos asfixia a su población afroamericana. La indignación que esto ha generado es encomiable y entendible. En este artículo he propuesto que esa misma ventana, por la vía de la analogía, puede ser utilizada para notar la forma en que Yucatán asfixia a su población maya. Y que no hay motivo para no reaccionar con la misma energía ante un estado que asfixia cotidianamente a la mitad de sus habitantes. -Edimburgo, Reino Unido,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s