Deepfakes (falsificaciones profundas)

SinEmbargo,

 

Son una de las amenazas más serias para nuestra democracia y para nuestra confianza en la información que obtenemos en línea. El periódico The Guardian los considera “una respuesta del siglo 21 al photoshopeo” capaz de cambiar el desempeño de mercados financieros, influir en votantes y provocar tensión religiosa”. [1] The New York Times los ha calificado como “una herramienta que puede obnubilar la información para siempre”.[2] Se trata de los deepfakes, una tecnología disponible desde 2017 que consiste en la fabricación de fotos, videos o audios que representan eventos que nunca ocurrieron protagonizados por personas reales.

Los deepfakes son fabricados a través de una forma de inteligencia artificial (IA) llamada deep learning (aprendizaje profundo), y pueden utilizar como input fotografías reales o generadores de caras basados en algoritmos. Aunque por el momento se utilizan principalmente en la industria del porno, los deepfakes más famosos actualmente incluyen a Barack Obama insultando a Donald Trump o a Mark Zuckerberg jactándose de que tiene el control de los datos robados a miles de millones de personas. Si bien
los hay de todas las calidades, con el tiempo la disponibilidad y nivel de precisión de los deepfakes irá aumentando. Y con ello la oportunidad de convertirlos en armas políticas o personales.

Empecemos distinguiendo los alcances de esta tecnología. En realidad, los deepfakes son una continuación de los llamados de shallowfakes (falsificaciones superficiales); normalmente videos sacados de contexto o editados por medio de herramientas primitivas. Los shallowfakes suelen ser burdos o evidentes; pero ello no ha impedido que sean compartidos y creídos por millones de personas.

En esta categoría caen un video de la congresista Nancy Pelosi manipulado para disminuir su velocidad con el fin de dar la apariencia de que arrastraba sus palabras o se enredaba en ellas. A pesar de lo obvio de este efecto, este video, difundido frecuentemente como “Nancy Pelosi borracha”, tuvo un gran impacto y sido visto millones de veces. [3] También cae en esta categoría un collage de fotografías de AMLO saludando y abrazando a mujeres compartido en Facebook por México Libre Playa del Carmen. Este collage fue acompañado del texto “cómo podría estar en contra del acoso si aprovecha su cargo para ejercerlo. Repugnante #AMLOAcosador”. A pesar de lo patético y convenenciero de este intento, algunas personas han llegado a ver en fotos no problemáticas lo que México Libre quiere que vean.

Los shallowfakes son un punto de referencia obligado, pues anuncian tres aspectos relevantes de los deepfakes:

Para seguir leyendo: https://www.sinembargo.mx/28-02-2020/3738459

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s