2015: fracaso ético

La última semana del año es siempre un momento propicio para evaluar lo que se quedará en el pasado y para enlistar lo que esperamos del futuro. Hay quienes aprovechan estos días para hacer un corte de caja que les permita saber si el año que termina fue bueno o malo. Otros, formulan deseos y empeñan su palabra con miras al que viene.

Este proceso de autoexamen no se limita, desde luego, a la vida personal de los individuos. Las sociedades también aprovechan el cambio de año para sacar conclusiones de lo que fue y proyectarse hacia lo que será. El problema es que los parámetros para realizar estas evaluaciones suelen ser mucho menos fáciles de definir que las monológicas y arbitrarias metas personales.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/opinion/25-12-2015/43200

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s