8 de junio

Nuestra partidocracia nos desprecia. A los dueños de nuestro sistema de partidos les tiene con poco cuidado el actual grado de desprestigio que arrastran y, campaña tras campaña, envían a sus impresentables elegidos a buscar el voto de los electores mediante promesas irracionales que hoy son entonadas al ritmo de ridículas canciones piratas

Para un número importante de mexicanos cada elección resulta más ofensiva que la anterior. Los agravios son, para quienes pueden verlos y contarlos, acumulativos. Cuando se tiene que elegir entre el cómplice aval al candidato menos malo o la impotente protesta anti-sistema materializada en la anulación del voto el castigo a la partidocracia en las urnas se vuelve prácticamente imposible.  Y henos aquí sumidos en la inseguridad y en la precariedad económica, después tragedias como Ayotzinapa o Tlatlaya, de las reformas antipopulares promovidas por el PRI en el presente sexenio, de la censura a Aristegui y del acoso a periodistas en toda la república, preguntándonos increíblemente si todo esto afectará o no al partido del presidente en las urnas.

Es evidente que nuestra partidocracia se mantiene impune a pesar de la crítica, pero ello no implica necesariamente, como suele suponerse, que ésta sea completamente inmune a la crítica. Si los dueños de nuestros partidos no suelen ser afectados por el grado actual de crítica no es porque la inconformidad de tantos mexicanos sea inútil, sino porque no hemos logrado acumular la fuerza suficiente para evitar que buena parte de nuestro sistema político siga sirviendo para perpetuar un régimen que sólo beneficia a sus élites.

“¿Qué hacer para tener más fuerza?” es la pregunta obligada que muchos mexicanos nos hacemos. La respuesta no es tan obvia como la pregunta y no pretendo, de ninguna forma, solucionar desde mis humanas limitaciones individuales una interrogante de este tamaño; pero sí me parece que un buen punto de partida para ello podría ser analizar qué implica el concepto de fuerza.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/opinion/05-06-2015/35462

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s