El discreto desencanto de nuestra burguesía

Existen personas incapaces de reconocerse en el espejo. Quienes sufren de este trastorno no encuentran en el espejo su propio reflejo, sino ilusiones que representan a seres humanos completamente distintos a ellos o versiones modificadas de sí mismos. Este tipo de padecimiento, producido por enfermedades neuronales o lesiones cerebrales, suele ir de la mano con otro, llamado agnosia de espejo, que consiste en no poder identificar las superficies reflejantes como tales.

La contraproducente desfachatez con que algunos funcionarios exhiben y disponen de los beneficios cosechados bajo la sombra del poder en México puede entenderse si consideramos a nuestra clase política como paciente de una incapacidad análoga a la generada por la agnosia de espejo.

Para continuar leyendo:

http://www.sinembargo.mx/opinion/10-04-2015/33543

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s