Nuestros juegos del hambre

Los mensajes de la cúspide elogian las ayudas….Pero rara vez promueven, entre los ciudadanos, la importancia de organizarse para exigir la justicia que les correspondeSergio Aguayo, profesor-investigador y analista político mexicano.


Nos encontramos en la víspera de una nueva temporada de nuestros muy particulares juegos del hambre. En 2015 se celebrarán elecciones intermedias y los signos que se pueden percibir indican que, una vez más, la mayoría de los triunfos electorales estarán basados en la capacidad de los partidos políticos de lucrar con la miseria.

 

Una aberración de esta naturaleza es a todas luces inaceptable en cualquier sistema que se jacte de ser auténticamente democrático. Sin embargo, tan sólo representa uno de los escalones más bajos en los senderos descendentes que han llevado a las democracias alrededor del mundo a entrar en un intenso estado de crisis.

 

En su más reciente edición (12/2014), la revista Letras Libres ofrece un magnífico texto de Thomas Meaney y Yascha Mounk titulado “¿Qué era la democracia”?. Los autores identifican una decepción general de los beneficios que la democracia promete que ha llevado a buena parte de los habitantes de regímenes democráticos a asumir una suerte de fatalismo. Son dos los factores que, a su juicio, fungen como los principales causantes de este “fatalismo democrático”:

 

El primero de éstos es el fracaso del libre mercado. Meaney y Mounk subrayan que un aumento generacional de la prosperidad solía ser considerado como resultado o prerrequisito de la democracia liberal; pero éste no sólo no se ha producido, sino que las condiciones de vida en buena parte de las democracias alrededor del mundo han disminuido dramáticamente. Los indicadores de movilidad social y poder de compra del salario mínimo en México y Estados Unidos revelan que para las generaciones actuales es sumamente improbable tener un mejor nivel de vida que el de sus padres.

 

El segundo factor que lleva a caer en un “fatalismo democrático” son las modestas ganancias que la democracia liberal ha generado. Contrario a lo prometía, este sistema no puede garantizar grandes resultados políticos o económicos y tan sólo asegura “un proceso político que permite a las personas tomar malas decisiones sin poner en riesgo el orden político entero”. En el peor de los casos, “la llegada de la democracia no se distingue para los campesinos de las formas de clientelismo o patrimonio que le precedieron”. Finalmente, el poder de decisión o soberanía termina siendo transferido del pueblo a los grandes capitales y a los acreedores de la deuda pública.

 

México es un ejemplo perfecto de cómo llevar estos factores al extremo. En nuestro país no hay muestras visibles de prosperidad bien distribuida, de movilidad social, de soberanía o de resultados económicos. Pero sí que las hay de poderes fácticos, de clientelismo y de legislaciones en detrimento de las mayorías y a favor de grandes capitales. No es de extrañar, entonces, que el desencanto de nuestra población con la democracia sea cada día mayor.

 

Una vez conocidos los factores que propician “fatalismo democrático”, es posible afirmar en nuestra lacerante desigualdad, en nuestro bajo PIB per cápita y en nuestro pésimo desempeño económico radica una de las grandes fisuras de nuestra democracia. El problema es que, lejos de encarar estas deficiencias, en las últimas décadas gobiernos federales y estatales se han dedicado a combinar políticas de sentido neoliberal con un despilfarro recursos en gastos irracionales, dádivas o corruptelas que no contribuyen a incrementar el nivel de vida de sus gobernados ni a generar seres humanos heterónomos y comprometen a las generaciones futuras que tendrán que responder por los pasivos generados convertidos en deuda pública.

 

Nuestra economía y nuestra democracia se hunden simultáneamente socavadas por un modelo que es electoralmente redituable, pero carísimo en términos monetarios y democráticos. Desgraciadamente, la prosperidad en nuestro país – promesa para y requisito de la democracia- no sólo no aumentará, sino que disminuirá, a corto plazo, ante los menores ingresos derivados del bajo precio del petróleo y de los efectos reforma energética a mediano plazo. El malestar de los mexicanos es creciente y su presencia es claramente visible en manifestaciones desesperadas –violencia, crimen organizado, revueltas–, organizadas -marchas y manifestaciones estudiantiles-, o simplemente en el completo rechazo que ya enfrenta todo lo que huela a instituciones o actores del sistema político.

 

El diagnóstico de Meaney y Mounk será válido para México y 2015 será un año de decepción y destrucción democrática en nuestro país. Ante la falta de un desarrollo democrático real, el próximo año el poder de decisión de un buen número de votantes será transferido nuevamente a las élites partidistas y a sus patrocinadores.

 

Lo único que puede atravesarse en este proceso es un aumento en la fuerza y velocidad del movimiento de indignados que recorre todo el país. Esta opción no es descabellada, pero su impacto será mucho más directo en 2018. Por lo pronto, es seguro que en 2015 presenciaremos una reedición más de nuestros trianuales juegos del hambre y que el único rastro de nuestro sueño democrático será ese concepto operacional vaciado de sentido que hoy mal llamamos democracia.

 

asalgadoborge@gmail.com

 

@asalgadoborge

 

asalgadoborge.wordpress.com

 

*Maestro en Estudios Humanísticos con especialidad en Ética (ITESM). Profesor y director en la Universidad Marista de Mérida.

 

Adaptación del texto originalmente publicado en http://yucatan.com.mx/editoriales/opinion/la-tinacoeconomia-yucateca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s